HOY TE VI

Llegaste, te vi, te acercaste, y pensamos lo que ya sabíamos.

En este momento están pensando en que nos amamos, y sí que sí, pero como dos colegas unidos por el dinero, sólo que el dinero aquí se llama paz, y el negocio es la emoción.

Cuando piensen que estamos fracasando les diremos: ¿no tienen algo más interesante que fijarse en nuestras vidas? Y cuando piensen que estamos cayendo, los veremos fijamente para decirles ¡Qué buena está la vista aquí abajo! Y cuando nos digan: ustedes son muy lentos: les miraremos y nos inundaremos de carcajadas.

Porque nadie que esté viviendo nuestra vida está viviendo la suya.

Hoy te vi, y me encantaste… ¡Me hechizaste! Y no te voy a dejar.

Yo hablándole a mi otro yo.

Cosecha de Frutos podridos sembrados en Casa

Seguido de un doloroso suspiro, mi buen amigo Luis dijo:

“La gente subestima el valor, las consecuencias y ventajas que la disciplina tiene”. Le puse mi mano en su hombro y me abrazó. Mi camisa ese día era escotada, así que sentí la humedad caer hasta empapar la espina de mi escápula. ¡Ya no aguanto, Amparo! Había mucha gente en el aula, así que le dije, vamos… en el camino me cuentas. Al llegar al oportunamente vacío campo, decidimos sentarnos en las calurosas bancas que nos guardaban una minuta frescura.

Puso sus ojos en el árbol grande que está cerca de la entrada de la universidad. Sin dirigir hacia mí su mirada, volvió a suspirar… Todos los días es lo mismo. Mi corazón empezó a partirse desde escuchar esa frase, pues no hace falta ser un erudito para saber lo que representa; una molestia constante que es difícil de esquivar y en el 90% de los casos todo se atribuye a un índole familiar. Mi sospecha resultó ser cierta, y la confirmé cuando me dijo: “Yo doy lo mejor de mí para ayudar a mi hermanita a hacer sus tareas, pero ella nunca obedece”. Me contó que todos los días lo culpaban de egoísta, pero que sus padres no valoraban lo mal que él tenía que pasarla con Dalila. 

“Yo sabía que esas peleas de mis padres no acababan ahí y que el problema sólo estaba por empeorar.” “En cada hogar es diferente, en el mío mi mamá fue la culpable.” 

Me dijo: Ella dejaba que mi hermana hiciera lo que sea que se le antojase. Íbamos de compra, y mi hermana lloraba por querer algo, para que Dalila dejase de llorar se lo compraba. Estábamos en casa y Dalila quería ver televisión hasta tarde. Papá la mandaba a dormir, y se lo apagaba, pero Dalila continuaba molestando a mamá, así que se iban a la sala a desvelarse. Al día siguiente Dalila no quería despertar para ir a la escuela, así que papá la levantaba contra viento y marea, mamá le decía a papá que la iba a mandar, pero se quedaban durmiendo en la casa. 

No creo que deba seguirte contando todo ésto… Me siento mal porque prácticamente estoy hablando mal de mi familia. 

En realidad, yo segura estaba de que eso sólo era la verdad, y ésta puede a veces ser buena o en ocasiones mala. 

Ahora que Dalila está en tercer grado, no puede leer fluidamente, mi madre no hace con ella las tareas y mi papá dice que yo debo ayudarle. Mis padres se quejan, mis abuelos lo hacen y todos me culpan de un fruto podrido que ellos sembraron. Una con irresponsabilidad y uno con indiferencia, y quizás yo por ser el chiquito de la casa que en eso no se debía meter pero que ahora todo tiene que resolver.

Me duele tanto tener que soportar los berrinches de Dalila todos los días, porque yo la amo, pero su malcriadez me hiere. 

Ojalá todo mejore… pronto. 

Te quiero mucho, Luis. 

Lo vamos a resolver.

Queridos lectores, si ustedes son padres, por el amor de Dios, sepan dar disciplina a sus hijos, lo que como un pequeño problema empieza al final se convierte en un grave lío que repercute en el corazón de todos. Se dañan las vidas, se destruye la paz y todos sufren. Por favor, que la historia de Luis no se repita en sus casitas. 

Esta historia continuará.

A mis 20 años

Ayer cumplí 21. ¿Es bonito? Quizás. Me alegra haber descubierto pequeños secretos que me acercan cada día más a un sosiego pleno.

Existe mucho de lo que quiero escribir. Parece que a veces no puedo hacerlo, o no he querido hacerlo. Últimamente trabajo arduamente en un par de planes que me hacen feliz, es sólo que tal vez lo que más me emociona es escribir así que no puedo dejar a un lado las letras por mucho tiempo.

Los eventos difíciles de la vida nos hacen perder la esperanza, y cuando la noche comienza parece que nunca va a desaparecer. La luz que ilumina las almas es muy distinta a aquella que ilumina una habitación, pues no es con electricidad que se gana, ni con focos ni con fuego o lámparas… La luz que internamente está debe nutrirse. Me gusta hacerlo a través de mucho, todo al final apunta a la misma dirección: “el amor”, pero no hay nada mejor que iluminar con la oración. Cuando le rezo a Dios, me doy cuenta de que el desorden es diminuto y que aunque todo me dice: “teme” yo sé que lo único que debo escuchar es el silente ruido que dice “cree”. Es difícil creer, pero es más difícil creerle a Dios. Pero ese adagio popular que se escucha a menudo: “todo lo bueno cuesta” no es erróneo. No hay nada mejor que saber que Dios respalda nuestras vidas. Que él está dispuesto a cuidarnos, y que la magia sí existe pero no en ese cuadro que nos la han pintado sino en uno gigantemente hermoso… fe y amor. Pero también paciencia y todo resumido en la segunda: AMOR. 

Si hay algo que en mis 20 años aprendí fue a hacerme feliz, y aún no encuentro todo, pero es en la búsqueda donde están más emociones hermosas. 

No sé si este texto les parezca bueno, hoy no comparto con ustedes lo más profesional. Tómenlo como mi corazón hablando con un amigo, con una amiga, o con un desconocido. 

Tengan fe.

Violeta y la ventana cerrada.

Violeta, era una muchacha de cabello rojo y rubio a la vez. La conocí en una reunión para el cumpleaños de una amiga. La conocí porque su mirada estaba fija en una ventana que abierta no estaba, la cortina era color negro y mi imprudente espontaneidad me hizo preguntar: ¿En qué piensa?

Supe desde antes de abrir mi boca que me estaba arriesgando, pues no la conocía, y al menos a mí me habría molestado que me hablaran con tal confianza. Sin embargo, las suposiciones que a veces hacemos, son muy distintas a la realidad…

Parece que amar es una obligación, cuando al mundo le prestas atención.

Parece que la soledad es vulnerabilidad, y lo es para quienes ven sólo la cortina.

¿Amparo, no hay detrás de ella una ventana? ¿Con una escena que no conozco?

Sí, sí la hay. 

¿Entonces por qué? ¿Por qué, a la sociedad le encanta dejarla cerrada?

Supe que aquella mente tenía mucho qué decir. Fue entonces que le dije ¿Usted ama a alguien?

No lo hago, y no lo he hecho desde hace mucho tiempo.

¿Usted ama a alguien?

No en este momento. 

Disculpe ¿Cómo sabe mi nombre?

Lo lleva puesto en su uniforme.

“Quedé como estúpida.” Y ambas empezamos a reír.

  • ¿Quieren pastel? Preguntó, Ana. 

Sí, por supuesto.

Nos sentamos a comer, y me dijo:

no te conozco, pero… tres años de soledad me enseñaron que no sé nada. Me hicieron ver que ni conocerme puedo. Pero, tres años de soledad me enseñaron a amarme y a darme cuenta de que no necesito a nadie cuando no quiero a nadie.

Sus palabras me parecieron vacías, y entenderla no puedo, nostalgia es lo que percibo, pero me hace bien saber que estar a solas nos permite adornar un poco el milagro de la vida, hacia autenticidad que debe crecer, hacia independencia que se debe preparar.

Gracias, Violeta. Su cabello es un espectáculo, su mente es intriga.

Niños Ladrones

El texto ha sido publicado sin edición. Tome en cuenta que redundancias y errores encontrará:

¡Estoy muy enojada! Y respiro un poco mientras hago uso de lo que tengo para canalizar mi molestia. Me encontraba estudiando un poco en un café de San Pedro Sula. Mientras veía un vídeo, un niño vendiendo chicles me interrumpió para que le comprase. Me resultó extraño el hecho de que dejasen entrar vendedores ambulantes. Le iba a comprar no porque me sobrase el dinero sino para contribuirle un poco, pensando y creyéndome un poco más afortunada.

Entonces le pregunté cuánto costaban y dijo que 2 por L.30.00, le dije que le iba a comprar pero que estaban muy caros. No andaba el dinero exacto, le di 40.00 y dijo que no tenía cambio. Ah, bueno, entonces, no te voy a comprar le dije a lo cual “humildemente contestó”: deme pues, lo que ande. Me registré y logré recolectar L.7.00 lempiras, a lo cual respondió: “le daré 2 por los L.47.00”. Súbitamente le dije: ¡Qué te pasa niño! ¡Dame mi dinero! Me lo devolvió, e insistió, ¿No me va a comprar? Si conseguís suelto, sí. Regresó con 10 lempiras, le di de nuevo los L.40.00 y me dio el cambio. Me quitó un chicle, y me dijo que era 1 por L.30.00. Le dije ¡Ándate de aquí, me estás estafando! … ¡De igual manera no le iba a regresar el dinero, me dijo! Y salió corriendo con otro niño, mofándose de su supuesto gracioso acto.

Ni un adulto había logrado estafarme, nunca lo habían hecho. Desde pequeña mis padres me enseñaron a prestar atención, pues ellos eran comerciantes y ya les habían estafado. 

Al irse el niño, hice lo que les dije: escribir, no sin antes poner la quinta sinfonía de Beethoven para tener el sonido como confidente. Me siento un poco mejor. Sin duda alguna, ahora que el desagrado se ha esfumado me queda la lástima de saber lo que la pobreza de mi país deja, o quizás el descuido de los padres ¡Qué puedo saber yo! Fui estafada, me dejé estafar. Pero espero que algún día ese niño deje de ser ladrón.

¿Se nos ha olvidado soñar, verdad, Belinda?

¿Se nos ha olvidado soñar, verdad, Belinda?

 

Cuando pretendías convertirte la mejor en lo que haces parecía que cada mañana era un lienzo blanco y mágico. Ahora, suelo ver tus sueños destruidos por el raído ánimo que la vida te ha obligado a tener. 

Pero, Belinda, ya es suficiente el descanso que te has tenido. Has logrado mucho desde aquel momento hasta éste y ahora tienes muchas más herramientas para ser feliz haciendo lo que sea que quieras hacer. No dejes que el dolor se prive de transformarse en amor. Recuerda bien que lo mejor que puedes hacer con él es darle la libertad de volar y girar, y que se haga feliz. 

Sainia, me he comprometido con el bienestar de los demás. No tengo tiempo ya para ser lo que algún día quise ser y mucho menos de ser quien realmente soy. 

Belinda, mi hermana por elección, mi pequeña princesa, tú no has muerto, y el mundo quiere conocerte, los rostros sin dirección necesitan un horizonte hacia el cual mirar, todos necesitamos un alma apasionada como la tuya en algún lugar como el nuestro.

Sainia, la nostalgia me escarnece.

Belinda, la nostalgia es un diamante que en amor puedes pulir y la tristeza un ancla de serenidad que te conduce siempre hacia la verdad. El resultado es felicidad plena. 

Sainia, tu consuelo es idónea compañía, regresaré. Y, conmigo no te rindas, necesito que creas en mí ahora que yo no puedo hacerlo. 

A ti, que te has olvidado,

Amparo Cribas.

El Show debe Continuar

Y Finn dijo ¿Cómo es que dice la frase? Ah, sí, El Show debe Continuar. Al ver este capítulo de Glee, recordé un par de momentos cuando yo era bailarina de Ballet. Mi maestra, Odily, siempre nos recordaba que se nos podía deshacer el moño o salir volando una zapatilla, eso no importaba, incluso al caerse te debías levantar. Esa lección me servía en y fuera de un escenario pero parece que con los años si no reforzamos algunos aspectos se nos terminan olvidando.

Hoy tuve que poner en práctica el adagio. Recuerdo haber puesto en detergente una ropa, incluyendo mi uniforme de la universidad, pero el día fue pasando y surgían otras prioridades así que no fui a lavar. La frescura de la noche llegó y pensé en qué hacer. Por un rato decidí que no iba a lavar, porque tenía libre la mañana del día siguiente. Pero hubo un ímpetu diferente en mi compromiso y decidí ir a lavar a pesar de que el agua de la pila había quedado sucia y de que no había suficiente presión como para llenarla. Tuve que llenar una cubeta y estar lavando a poco. De repente empezó a llover y aunque estaba lloviendo y me mojaba un tanto, continué. 

De repente se vea como una anécdota trivial, pero me gusta celebrar los pequeños logros, debido que cuando se suman, constituyen algo grande, y sin ellos no sería posible. Así que ahora puedo iniciar mi mañana sin ningún pendiente, y simultáneamente es una tarea menos en la lista. 

Sigan su show, 

La creatividad se forja en las peores situaciones, 

Es importante saber que esa habilidad creadora

Nos hace fabulosos.

Con amor, 

Amparo Cribas. 

Septiembre con Ustedes

Me comprometí a escribir acerca de distintas propuestas de mis lectores. Mi opinión es una más, pero si hay algo en ella que le ayude, bienvenida sea a su vida.

Lo Privilegiados que Somos

Una de mis amigas pidió que escriba al respecto. Realmente, muchas veces me siento mal porque tengo que sobrellevar muchas situaciones sola, y aún más ahora que mi papá se ha ido. Pero, creo que a veces al comparar nuestras experiencias con las de otras personas nos damos cuenta de que para nadie es fácil. Todos cargamos algo y algunos soportan más. 

Siento que específicamente en nuestro país y comunidades podemos observar cómo se necesita. Así que realmente con las comodidades que disponemos podemos salir adelante, ayudar a otros y ser agradecidos porque somos privilegiados. 

Mi mensaje no es un atavío, quiero hacerlo simple. Aunque tengamos muchos problemas y a veces incluso estemos desahuciados, tenemos una obligación de hacer de nuestras vidas algo significativo. Para que puedas funcionar óptimamente sucede mucho ahí dentro, en tu organismo, y hay personas que no podrán disfrutar de ello. 

Así que dar nuestro mejor esfuerzo en todo, o siquiera intentarlo (en caso de que alguna psicopatología o enfermedad de otra índole nos lo impida), es la valentía que debemos “forjar”,“construir”. 

Así como somos tan osados para ser unos malcriados, también debemos canalizar esa furia en nuestras ganas de vivir, porque si no creemos en los milagros, basta con verte en el espejo.  

No tener auto-compasión, no es una opción, porque a veces solo nosotros mismos sabremos lo que sufrimos, pero… “hay que tener rigor” para salir adelante. Aceptemos que si no nos forzamos, algunas metas jamás serían logradas. La disciplina es saber que aunque nos cueste y no queramos hacer algunas cosas, más va a costar jamás ver resultados y vernos hundidos en un anhelo eterno que no se satisface. 

Con Amor, Amparo Cribas 

¿Cómo tratar con compañeros irresponsables?

En la universidad, en el colegio, en el trabajo, en nuestra casa… existen personas irresponsables y porque ésto es una realidad, aprenderemos a lidiar de una excelente manera con este inconveniente.

Lo primero a considerar es que no te puedes deshacer de ellos. Es un deber trabajar con ellos. No obstante, en la última instancia, sí se tiene que hacer algo.

1. Una actitud positiva. Atención, querido o querida, tengo que hacerte saber lo siguiente: eres un líder y tienes que jugar un papel en especial. Para desempeñarlo de manera sublime es importante que mantengas siempre la calma. Con toda la elegancia del mundo debes excluir de este ambiente de trabajo “los prejuicios” y debes pensar que tu equipo es el mejor “un sentido de pertenencia” siempre marca la diferencia.

2. El plan de trabajo. Este primer paso debe hacerse, una vez al tener claro lo que el catedrático o jefe pide. Como decimos los hondureños “en el acto”. Así que anota las partes de la asignación y distribúyelas lo más equitativamente posible. Debes anotar fechas preliminares y fechas finales.

3. ¿Debo o no, delegar? Buena pregunta. Sí, tienes qué. ¿Y si soy muy meticuloso? Bueno, puedes serlo, pero no creo que quieras ser un tonto, a la vez. En fin, delegar a veces puede costarnos mucho, pero te tengo un truco. Estipula fechas muy próximas a suceder. Así tendrías tiempo para revisar cómo va todo quedando, y podrán entre todos buscar viables correcciones.

4. El 80% es suficiente. Al igual que algunos de ustedes, soy a veces muy exigente. Pero, créanme, que algo esté bien en el 80% puede salvarnos de mucho y luego como en el paso anterior es mencionado, sólo hay que retocar lo hecho. Ésto será mejor que hacerlo todo por tu propia cuenta. Aunque ya sé que me dirás que en algunos casos todo está malo, pero…Mantengamos la esperanza, no siempre ocurre lo peor.

5. Quien trabaje obtendrá sus puntos, para que todo sea justo. De lo contrario, nos veremos en la dura situación de tener que privarnos de escribir algunos nombres en las portadas. Cuando llegues a este punto debes tocarlo con delicadeza, ya que si lo dices con el tono incorrecto podrá sonar rudo. Puedes intentar algo así: “Chavos, yo sé que todos tenemos responsabilidades, y ésta no es la excepción, esforcémonos para obtener todos los puntos. Y bueno, queda claro que quien no trabaje no puede ser partícipe de los resultados que por esfuerzo de otros se ha ganado. Así que para evitar incomodidades, hagamos cada quien conforme lo hemos planeado.”

Eso es lo que utilizo y me ha funcionado, espero algo de ello sea útil también para ustedes. En el escenario más oscuro tendrán que interceder de distintas maneras, mas espero que no tengan que llegar a tan penosos casos. Recordemos que una voz con determinación pero suavidad a la vez, es la clave para saber tratar con los demás. Por supuesto, que puedo añadir mucho más detalle, pero no es esa mi intención.

Me dicen cómo les va, y recuerden consensuar TODO, esta guía debe adaptarse a un NOSOTROS, y no se puede tomar las riendas como un líder totalitario.

Con amor,

Amparo Cribas.

Les diste un enemigo en común…

Replicó Phil Coulson a la comandante Reyes, después de que ésta se mofaba de que él tenía un mal equipo. Fitz-Simmons, un físico nuclear y una bioquímica y Grant Ward, un agente de combate de S.H.I.E.L.D. pasaban discutiendo por discrepancias en el modo de operar cuando estaban en campo. Sin embargo, en el segundo episodio de la primera temporada al ser secuestrados en su propia nave, se unen para encontrar la solución más viable y la hallan. (Realmente, amo esa serie, la veo desde que tengo quince años.)

En esta ocasión les hablo al respecto porque considero que independientemente del origen que tengamos lo único que tenemos que tener fijo en nuestra mirada es un objetivo común. Por favor, en cada situación que enfrentes mantente como un líder, sim dar lugar a los sesgos y comprométete con lo que quieres lograr.

En nuestra vida, todo es más fácil cuando se lucha por una causa y que ésta sea común. No siempre es fácil. Digo, en algunos casos, hay muchos obstáculos. Por ejemplo, recuerdo en el colegio haber trabajado con una muchacha que me detestaba, pero yo estaba consciente de que ella posee habilidades y que éstas serían útiles para alcanzar la meta colectiva. Ella sabía lo mismo de mi persona. Por lo tanto, logramos montar grandes proyectos a pesar de las discrepancias emocionales que existían.

Busca un enemigo en común…

Te ahorrará problemas y te beneficiará muchísimo.

Con amor,

Amparo Cribas.

Busca un amigo

La respuesta es no. No puedes luchar con ésto solo, Ricardo. “Pero, nadie me puede ayudar.” – “Hay alguien, búscalo”. – “No hay nadie, señorita”. Las excusas crecían y la voz de mi maestra me irritaba una y otra vez, yo solo quería luchar con ésto sin tener que molestar a más nadie. Es mi problema y no el de los demás. “Ricardo, una última cosa: ésto no es para siempre… hoy puedes necesitar ayuda, mañana ya no.” Aquella promesa que me garantizaba que sería una asistencia efímera, me hizo proceder. Busqué un amigo.

La ayuda idónea no es fácil de encontrar, pero cuando la necesites ve por ella, aparecerá.

Amor humano con Anatomía de Jirafa

Ámame como humano,
con anatomía de jirafa,
con las mismas 7 vértebras cervicales,
pero con el doble del tamaño nuestro,
asfixiame con su grandeza
y quítame la hipoxia con su corazón,
que equivale a 50 de los nuestros,
con potencia que anhelo que nos pertenezca,
con intensidad que aumenta día con día.

Cuando me enamoré…

Hace poco me enamoré. Creo que fue a finales del primer periodo de este año, ya ni segura estoy; me gusta olvidar lo irrelevante…Recuerdo cada día siendo aún más entretenido de lo normal. Recuerdo, estar pendiente de cada mensaje, de cada detalle. ¡Qué ingenua, fui! Me es ahora muy hilarante… ustedes saben, cuando entregan su tiempo a una persona pese a los compromisos, para que al final todo resulte en NADA.

Y bueno, lo gracioso es que uno siempre piensa en que “this will be the one” en que él será el indicado, o que esta vez las cosas sí funcionarán. Fue bonito. Como toda oportunidad para amar, me divertí en las ilusiones, en las mariposas, en eso. Fue bueno, en su momento. Le escribía al menos tres poemas a diario, y ahora esos están en algún rincón de mi Google Drive, porque como sabrán, a veces no se escribe mucho a mano… total que siempre tengo que pasarlo al procesador de texto para publicarlo.

Este relato no tiene mucho orden, así que: “no lo busquen”.

Sólo quería compartirles esta trivialidad porque aún siendo una…forma parte de nuestras vidas.

Vale probar en el amor, siquiera para tener bien claro LO QUE NO QUIERES.

Saludos a todos mis lectores,

su tiempo invertido aquí hace que la sombra de nuestra soledad se desvanezca.

Sus comentarios son siempre bienvenidos, por aquí o directamente a nykollcribasc@gmail.com

Pronto estará disponible el primer poemario en PDF, una colaboración con mi amigo, David Melgar.

Cuando no hay energía eléctrica …

Recuerdo haber estado leyendo un buen articulo tocante a cómo el atletismo extremo es la nueva crisis de la Edad Media… al mismo tiempo veía por partes One Strange Rock en Netflix. Hasta que… sí, mi televisor y mi ventilador se apagaron, así que tuve que enfocarme en una sola cosa, terminar de leer.

A veces, al tenerlo todo, lo queremos todo ¿les ha sucedido? Es por ello que creo que cuando no hay energía eléctrica, es importante recordar que a veces la nuestra también puede agotarse y definitivamente lo hace mucho más rápido que la eléctrica. Así que, primero, lo que más urge.

¡Saludos a todos! ¡Gracias por su tiempo aquí! Recuerden que su opinión en estos comentarios o por correo nykollcribasc@gmail.com son bienvenidos.