3 Hábitos que Sinceran tu Relación con Cristo

DSC05123
Eres diferente.

La Biblia nos provee tantas promesas que dan libertad y si la dan hay que experimentarla. En Romanos 8:12-17  Dios nos titula como sus hijos y también nos invita a ser determinados y a confiar en que ya no somos parte de una naturaleza pecaminosa sino que tenemos poder sobre nuestro auto-control cuando estamos en el espíritu de Cristo.

12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. 13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. 15 Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡ Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. 17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. (Romanos 8)

Lo que les quiero compartir es que el Espíritu es un arma benévola que puede destruir los malos hábitos que tenemos. Esta promesa que Cristo nos hace, afirma que podemos dejar de ser esclavos de las malas costumbres si tan sólo creemos y obviamente: queremos. Entonces, si Dios nos promete que a través del Espíritu podemos lograr cosas grandiosas ¿Por qué limitarnos y seguir cometiendo los mismos errores? A continuación  les comparto 5 hábitos que fortalecen nuestra relación Cristiana.

  1. Lee la Biblia tres veces al día. Cuando tu lees la palabra de Dios te alimentas y por lo tanto debes nutrirte de igual manera que lo haces con la comida física. Como cristianos, no podemos darnos el lujo de ayunar de la proteína, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales que nos provee la Palabra de Dios.
  2. Lee para cambiar tu corazón no para aumentar tu conocimiento intelectual. Si bien es bueno conocer varios versículos y poder citarlos para defender muchas de nuestras creencias es algo que no debe desviarnos del objetivo principal. Pues, lo que interesa es que la palabra de Dios cause en nosotros un cambio radical y que podamos más que divulgarla con la boca, propagarla con acción.
  3. Ora todo el tiempo. Dios no está lejos, él está conmigo ahora que estoy escribiendo y está contigo ahora que estás leyendo. Orar, es hablar con Dios. Es un amigo que siempre esta conectado, que es incondicional y receptivo; se dispone a escucharte. Por eso, es bueno que antes de comer le agradezcas, que antes de afrontar una discusión le pidas discernimiento, que cuando no tengas energía le pidas vigor, que cuando no puedas continuar le pidas que te ayude. No le debes la oración más refinada del mundo, lo único que Él te pide es franqueza y arrepentimiento cuando te equivoques.

Espero te sirvan y los quieras poner en práctica ya que los hábitos dominan tu vida . Recuerda que el Espíritu quiere ayudarte y sólo tienes que tener la disposición para que el cambio llegue a tu vida. Dios es maravilloso, y Él no te abandona nunca, mucho menos cuando quieres mejorar. Así que empieza en este segundo, y tu metamorfosis estará en proceso desde ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s