¿Qué es la Violencia Fratricida?

En Génesis 4:8 se introduce el tema de la violencia fratricida; violencia entre hermanos. Caín asesinó a su hermano Abel. Ahora en día vemos muchos Caines y en lo personal me parte el alma de que no se den cuenta de lo que hacen. Por eso les invito a que conozcan más acerca de esta noción para que no por ignorancia hagan daño. En otras palabras, quiero que reduzcan sus excusas a un 0% y que ya no deseen ver derrotado a su hermano o enemigo, sino que edifiquen grandemente.

La violencia fratricida es representada en su mayor parte por dos factores: la rivalidad y envidia. Dos cosas que deberían no proyectarse en un cristiano por la simple y sencilla razón de que Dios nos invita  a trabajar juntos y a servirnos unos a otros. El Señor ha hecho de nosotros unas obras de arte, y nos corresponde admirar esas aptitudes que ha diseñado en nuestras vidas.

Envidiar a alguien es el resultado de no sentirse bien con quien realmente eres, y por supuesto también es no sentirse talentoso ni capaz, ni único e irrepetible. Por lo tanto, debemos de reconocer que en todos hay algo de Dios y que todos estamos destinados a lograr cosas grandes e impensables. Si en este momento no has llegado a tu mayor esplendor debes continuar apoyando a otros y aun cuando seas exitoso debes seguir haciéndolo.

Envidiar y competir por un primer lugar o un papel principal serán siempre actitudes que te privaran de ser feliz y sobretodo de cumplir la voluntad de NUESTRO DIOS.

Me lamento cuando veo a cristianos practicando algo totalmente en contra del segundo y más importante mandamiento que Jesús nos ha dejado (Mateo 22:39). Hablo de… amar a nuestros hermanos de la misma manera que nos amamos a nosotros mismos. Aquellos que dicen que es imposible amarnos no han creído lo suficiente en las promesas que Jesús nos brinda. Por ejemplo, en Romanos  8:

Pero, si el Espíritu de Dios vive en ustedes, ya no tienen que seguir sus malos deseos, sino obedecer al Espíritu de Dios. El que no tiene al Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Por culpa del pecado, sus cuerpos tienen que morir. Pero si Cristo vive en ustedes, también el espíritu de ustedes vivirá, porque Dios los habrá declarado inocentes.

¡NO ESTAMOS CONDENADOS  A SER MALOS, AL CONTRARIO, DIOS NOS HACE LIBRES DE LAS ESCORIAS Y TENTACIONES QUE EXISTEN EN ESTE MUNDO!

Con mucho amor,

para mis amigos y enemigos,

para conocidos y desconocidos,

Amparo Cribas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s