¿Cómo sobrevivir al ataque del enemigo?

SONY DSC
Ilustrado por la artista Sampedrana: Nancy Sabillón.

Cada quien tiene al menos un enemigo. No cabe duda; vivir la vida (¿Que más vas a vivir? 😄) es difícil, pero, si tienes enemigos eso se vuelve aún más frustrante. ¿Podríamos ya erradicar las enemistades? Bueno, dile eso a… ¿tu enemigo? ¡No! Comencemos cambiando un par de hábitos en la persona que mejor conoces y que más puedes moldear. Eres tú, querida o querido.

Para proceder, nos informaremos de un par de nociones básicas:

¿Qué es un enemigo? 

Concepto comercial u ordinario:

Un enemigo es una persona que no tiene buenas intenciones para contigo; a menudo se opone a lo que dices, busca injuriar y enfocarse en tus puntos débiles para divulgarlos y así hacerte flaquear.

Concepto interior / extraordinario 🎇: 

Un enemigo es una persona que todavía no tiene la suficiente madurez espiritual ni moral como para aceptar y encorajar el potencial, diversidad de ideas y éxito personal que todo individuo merece.

¿Qué quieren de mí? Lo que comúnmente quieren:

  1. Privarte de paz.
  2. Hacerte perder la serenidad.
  3. Robarte tu seguridad personal.
  4. Nublar u oscurecer tu identidad.
  5. Reemplazarte en alguna posición.
  6. Lograr que ganes mala reputación.
  7. Provocar que no le agrades a nadie.
  8. Y… la más importante: SACARTE DE TU ZONA DE CONFORT (Lo cual te beneficia).

¿Cómo reaccionar?

Debes actuar con serenidad. Estar calmado para que primero identifiques cuál es el blanco de tu adversario.

Sé muy receptivo. Toma lo que esta persona tiene para ti. ¡No recibas golpes, sólo opiniones!

Sé observativo. Examina atentamente, y determina lo siguiente: si esta persona es así exclusivamente contigo, o lo es con varias personas.

¿Qué no debo hacer? ¿Por qué?  

No debes alterarte 😒, ni levantar tu voz porque tu adversario es una persona y merece respeto. Además tu no mereces desasosiego, al contrario calla tu boca si el asunto no es grande.  Si te injuria, no necesitas creer sus mentiras, y si te difama, basta con indicar públicamente  cuál es la mentira. Aquellos que te conocen te creerán y no se dejarán influenciar por comentarios falsos, y aquellos que no te conocen, bueno… algunos estarán a favor y otros en contra. Sin embargo, eso así será, siempre existen algunos a los cuales no les agradamos.

¿Ahora, qué debo hacer?

  1. Reflexionar y accionar. Una vez sepas qué es lo que quiere tu enemigo, automáticamente sabrás por qué te envidia o si es que tú le hiciste algo en el pasado y no te ha perdonado. En el segundo caso, no esperes más, pide perdón, eso te hace más humano y te da una probabilidad de restaurar ese vínculo social. Es muy difícil de repente cuando el origen es la envidia, ya que es un sentimiento que desde el principio de la historia ha sido muy difícil de eliminar. No obstante, sabemos que también por naturaleza TODOS SOMOS HIJOS DE DIOS y por lo tanto su huella está en el ADN de cada uno. Por tal razón, hay que orar por estas personas. Posiblemente, no cambien de un día a otro, pero lo importante es hacerlos ver de que todos tenemos capacidad enorme para no pelear y resolver problemas.
  2. Vence al mal haciendo el bien (Romanos 12:21). No puedes odiar a alguien si haces algo bueno por esa persona. A ellos les costará creer que queremos ayudarlos, pero sin duda te digo que más de algún buen recuerdo se albergará en su corazón. Por experiencia, te garantizo que si haces cosas buenas por tus enemigos, en un momento de meditación ellos se darán cuenta de que tú nunca quisiste perjudicarlos. Con la ayuda del Señor, podrás incluso recibir un gracias sincero de su parte y tal vez en un caso aún mejor una disculpa. Pero que lo último no sea tu motivación.

Yo he tenido enemigos, tengo y tendré, es algo con lo que he aprendido a vivir. Pero a diferencia de mi pasado, ahora sé cómo manejarlo. Dios me bendijo con el amor de Cristo y mediante su sabiduría pude entender de que no somos quienes para no perdonarnos unos a otros cuando Jesús decidió cubrirnos cotidianamente con su hermosa gracia. Somos cada uno y todos pecadores y AMAR es la respuesta al sosiego y felicidad.

Amando es como sobrevivimos al ataque del enemigo, perdonando es como hacemos que las heridas se desvanezcan y creyendo en Dios es como ganamos la esperanza de que esas almas perdidas algún día encuentren el poder que radica en el AMOR.

💗 Espero que tengas la suficiente madurez y valentía para tomar la buena decisión de ayudar a ese enemigo y no complicarte la vida. Espero que ya no levantes la voz, no devuelvas los golpes, y mejor acciones; con buenas intenciones y orando fielmente. 😇

Con sinceridad y cariño,

Amparo Cribas.                             

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s