¡No te guardes los halagos!

SONY DSC
Ilustrado por la artista Sampedrana, Nancy Sabillón 💎

 

¿Cuántas veces te has quejado de algo? ¿Cuántas veces has criticado negativamente a alguien… y a sus espaldas?  ¿Cuántas veces te has tomado el trabajo de chismear en contra de alguien? Ahora…¿Cuántas veces te has quedado anonadado con el talento de alguien y no se lo has hecho saber? Te invito a que conozcas el impacto de los halagos y cómo halagar de manera correcta.

Yo antes también me quedaba con el comentario en la lengua.A continuación te comparto dos razones por las cuales no hacerlo.

  1. Motivas para perseverar. Cuando alguien es reconocido por lo que hace, se siente con más ganas de continuar. Además cae bien cuando es de alguien especial como un familiar o amigo. Lo que hacemos al agasajar a alguien que ya va en camino, es darle más energía para que mejore.
  2. Creas nuevas esperanzas. A veces existen personas que son buenísimas en algo pero tal vez no creen en sus capacidades. Si les das un halago por ese buen trabajo que hicieron puede que siembres la semilla de sus sueños. Recuerda que las palabras repercuten y las buenas no se olvidan fácilmente.

Ahora, no es lo mismo halagar que adular.No cometas los siguientes errores:

  1. Ser falso. Existen ocasiones en las cuales los trabajos no están con calidad, y sería mentirle a una persona si le dices que lo hizo bien. Criticar suavemente no es pecado y a cualquiera le cae bien cuando la intención es buena.
  2. No trates de quedar bien con alguien. Si te nace esta bien pero jamás estés comprometido a halagar sólo por ganar puntos con alguien, ya que la persona lo notará. Esto se reconoce porque las personas que sencillamente buscan agradar a alguien no tienen evidencia en sus agasajos. Sólo dicen adjetivo tras adjetivo: ¡Ay qué bonito que estuvo! ¡Qué preciosa! La, la, la. Hay excepciones, pero ten cuidado de no caer en el vicio de ya sabes: adular.

24 Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. (Hebreos 10)

Con sinceridad,

Amparo Cribas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s