La Esperanza en Cristo

espera en

La vida es una variable. Por muy emocionalmente estables y saludables que seamos, siempre habrá altibajos. En muchas ocasiones seremos los responsables de estos, mas a veces llegan por accidente. Como hijos de Dios, tenemos la esperanza firme puesta en Cristo y eso nos salva de los estragos de la incertidumbre. Debemos aprender a rendirnos totalmente hacia su poder. Debemos hacer a un lado los problemas y aceptar la solución que él nos da. Aun, esa ansiedad por el futuro debemos entregarla, pues, debemos creer que él tiene arreglados nuestros caminos. No hay sentimiento más sosegado que una mente esperanzada en Cristo Jesús.

“No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes porque Yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de Mi justicia” (Isaías 41:10).

Las promesas de Dios son eternas, por lo tanto se renuevan en nuestra fe, día con día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s