Las ideologías son más que ideas.

¿Cambio fácil y RÁPIDO-

Los seres humanos amamos lo fácil y rápido. Incluso, el que sea fácil o difícil a veces no nos importa mucho, con tal de que sea ligero, sacrificamos todo a cambio de ese resultado. El problema es que el cambio que no se da paulatinamente es inverosímil y vacío. Permíteme, introducirte a lo que desconocías de la palabra ideología.    

Existen distintos tipos de cambios, pero todos inician en nuestra mente y si tienen una consecuencia tangible; deben antes ser bien aceptados por nuestro pensar. Es decir, si quieres tener mejores morales, no puedes sólo practicarlos para ser una persona más integra. Si quieres ser un cristiano más entregado, no puedes sencillamente involucrarte en todo para cooperar más en la iglesia. Si quieres dejar de desperdiciar tanto tu tiempo, no puedes sólo invertirlo en otras cosas y ya. Pues si lo haces, entonces experimentarás un cambio brusco y falso. De repente te funcione, pero no estará bien cimentado.

Yo he pasado por muchos cambios para llegar a ser una persona íntegra y disciplinada. Pero, aprendí que si yo no estoy de acuerdo con lo que hago, y aun así lo hago sólo porque debo, entonces estoy propensa a construir una actitud totalmente mentirosa y que tarde o temprano revelará lo que realmente pienso (todo lo contrario a lo que hago).

Una ideología consta de varias ideas, pero lo que posiblemente no sabes es que tiene dos componentes muy importantes, y son así: uno que es una imagen, o una visión de aquello en lo que crees, y otro que es la acción de ésta. Por eso te recomiendo, que si en realidad quieres hacer un cambio en tu vida, debes hacerte de una nueva ideología y primero aceptar con tu mente eso que quieres poner en práctica y posteriormente llevarlo al escenario. 

Los cambios lentos son los verdaderos.

Te invito a que cada vez que quieras emprender un cambio, primero debatas todas sus ventajas y desventajas y de acuerdo con lo encontrado determines que si estás dispuesto a realizar este cambio es porque crees y aceptas lo que éste hará en tu vida. No cambies porque la corriente lo dice, cambia porque tú estás convencido de que eso es lo correcto y que eso es lo que te conviene.

¡Con mucha emoción por ver cambios perennes y no efímeros, me despido…

Amparo Cribas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s