Sembrar y Luego Profundizar 

Seguramente, en más de una ocasión nos hemos encontrado en algún lugar para recibir una capacitación o sino simplemente en nuestro salón de clases con el motivo de aprender 😅. Cada quien tiene su estilo de impartir información, pero hay algo en lo que todos debemos concordar: el ser precisos.
En la 1era carta a los Corintios, capítulo 14 versiculoo  20, Pablo nos lo recuerda:


Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.

Se refiere a que en la iglesia hay gente que habla en lenguas y otra que profetiza, nos dice que si hablamos en lenguas debemos interpretarlo, de lo contrario el mensaje no es recibido.Nos exhorta a ser maduros al analizar que si no hablamos claro no nos entenderán. 

A todos nos ha pasado, a veces hablamos en lenguas, y nuestra audiencia no nos entiende. Pero si nuestro objetivo es el de sembrar algo maravilloso en lugar de impresionar al público entonces lo podemos alcanzar siendo precisos. De tal modo, impactaremos la vida de las personas y no sólo diremos cosas que parezcan bonitas pero que sean inútiles.

Cuando en realidad querramos que la gente aprenda debemos ser sencillos, sembrar y luego profundizar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s