5 Trucos para que Evites Enojarte 

​¿Sabías que una de las peores y más negativas influencias que hay en tu vida la puedes protagonizar tú mismo? ¡Sí! En especial cuando eres un gruñón ¡Estar enojado te drena la energía! ¿Qué consecuencias tiene el enojo y en un caso extremo;  la ira? Traen sufrimiento para tu Salud, y para los sentimientos de las personas que amas. A continuación te comparto un par de trucos que te ayudarán a no enojarte:


1. No seas partícipe del enojo de nadie.
¿Te molesta cuando una persona se refiere a ti de ina manera grosera sin que tú lo merezcas? Puede que lo primero que hagas sea reclamarle. ¿Por qué me gritas? O ¿Por qué me estás irrespetando?
 
Pero piensa un poco: si tú estás tranquilo Y una persona irrumpe actuando de la forma mencionada. ¿Quién es el enojado?
 ¿Entonces por qué tú debes seguirle la corriente? Sería de tontos pedirle explicaciones a un Iracundo.  Ya que una persona que está enojada a perdido su dominio propio y no aceptaría nada de lo que le dices. Así que si esa persona está enojada no tienes tú por qué enojarte: ese es su rollo; su propia batalla interior.

 2. ¡No le eches leña al fuego! 
Casi lo mismo al anterior; pero aquí difiere un poco. Si tú no quieres enojarte más entonces no provoques a nadie. Porque el que busca encuentra. Debes elegir cuidadosamente qué asuntos  valen tanto como para quitarte la paz. Es mejor que calles.

3. No te defiendas.
Si lo que una persona dice influye sobre decisiones importantes como que tu jefe te despida o que el maestro te baje puntos, puedes “argumentar” y demostrar tu inocencia. Pero si decides enojarte, gritar y atacar al oponente en lugar del problema sólo quedarás como otro corriente. Así que en el caso explicado debes defenderte con serenidad pero… Si lo que la persona dice son sólo injurias para ofenderte y hacerte enojar entonces: “no te defiendas ” no vale la pena.

 
Por ejemplo;  ¡Sí que vos sos un arrastrado!  Y tú sabes perfectamente que no lo eres para qué responderle al desafiante. ¿Acaso ya no tienes claro quién eres? ¿De qué te servirá defenderte si el adversario actuará como un ciego que no quiere ver? Dime, querido lector:  ¿Tiene sentido gastar tiempo y saliva en probarle a alguien que no eres quién dice que eres? ¡Él sólo verá lo que quiera ver; no te escuchará!

4. Si no encuentras una cosa; búscala silenciosamente.
¡No te exasperes porque no encuentras el zapato! Piensa en dónde lo dejaste y luego haz la búsqueda. Tienes más probabilidades de encontrarlo así que enojándote y llevándote a todos de encuentro.

 5. No esperes nada de nadie. Tener altas expectativas nos lleva muchas veces a la decepción y al enojo. Tu paz no debe depender de lo que el otro haga por ti. Es mejor que te independices lo máximo posible y así podrás necesitar menos de los demás y no tendrás que enojarte al ver que no hizo lo que se suponía que debía hacerte.

 Esos son los 5 trucos que te recomiendo que utilices para no enojarte. ¡Espero te sean útiles! Ya no le entregues tu paz al enojo. ¡Usa tu mente; piensa, analiza, sé creativo y acciona prudentemente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s