Lo mejor está por llegar

DSC06182

Hola, queridos suscriptores y lectores en general, les agradezco que me acompañen hoy en esta pequeña composición. Últimamente he estado estudiando arduamente, recién comencé la universidad, estoy estudiando medicina y he estado practicando el “prueba y error”, un par de cosas funcionaron, otras no, pero ahí vamos: mejorando.

Hoy quiero que tomes lo siguiente y que lo apliques a tu vida, olvida que yo soy la que relata y pretende que tú eres el que vive lo que te contaré, quiero que cambies escenario, quiero que cambies sujeto, quiero que cambies condiciones y problemas, quiero pues: “que lo adaptes para que te sirva lo que te digo” y si no te sientes identificado (porque puede ser que ahora estés muy bien), sólo guardalo en tu alforja, seguramente lo podrás usar  alguna vez.

Cuando comencé la primera semana de clases, todo fue bonito, por supuesto…cansado, exhaustivo pero emocionante. Cometí un error, pensé que Dios quería que yo trabajara hasta desgastar mi salud, pensé que si quería tener éxito debía ganarlo con mi propio sudor, con mi propio esfuerzo. Llegó un momento en el que colapsé, me sentía derrotada, y fue ahí, cuando empezó la lección .

Empecé a orar, y a decir: “Dios, que se haga sólo tu voluntad, que tu misericordia reconozca mis esfuerzos, pero que también se compadezca de mis límites, en el nombre de Jesús, amén.”

Queridos amigos, me di cuenta de que Dios quiere que lo alabemos, que a él nuestras batallas le confiemos, que sí seamos responsables pero que no olvidemos que tenemos un ayudador, un defensor que se llama: Jesús. La vida está llena de posibilidades, pero con el encontramos las más bellas. Te invito pues a que cierres, deseches, elimines, depures tu pensamiento de toda probable mala consecuencia. Si eres sincero, trabajas bien, pero le das lugar a Dios para que te “haga la segunda (ser tu compañero y ayudador)” tendrás no sólo éxito sino también felicidad.

Si aún cursas la universidad y eres un loco del estudio como yo, o si quieres convertirte en millonario o ganar estabilidad económica, puede que te parezca que es lo único que debe existir, pero tu vida es más que un título, más que dinero,  debe existir un equilibrio, debes sentirte VIVO, debes sentir alegría, debes sentir el AMOR DE DIOS fluyendo por tus venas, debes dar lo mejor de ti a tu familia, amigos, y debes sentirte satisfecho aunque no conforme  con quien eres (leer ésto para saber a que me refiero: Críticas y Halagos; al descubierto.)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s