Esperanza 

En muchas ocasiones nos parece que nuestro fin está cerca. Es decir, no vemos una salida. Pero, es por eso que debemos ser agricultores en nuestro corazón. La mayor responsabilidad de nuestro buen futuro la tenemos nosotros. Por supuesto que Dios nos da muchas bendiciones, pero él las da siempre y si no decidimos verlas, parecerán un hecho más. 

Como seres humanos, estamos destinados a sufrir en muchas ocasiones, pero: “ánimo, lo mejor está por llegar”, así me ha dicho siempre mi  papá. Y la única forma de ver ese esplendor, es teniendo esperanza. La esperanza no debe irse nunca. Sé que a veces nos sentimos derrotados, pero aún podemos salir, y hacer un gran cambio.

Para muchos, ese gran cambio incluye éxito en finanzas, fama o vida estudiantil. Mas, lo que en realidad nos cambia es tener una actitud positiva ante toda circunstancia. La paciencia vale de mucho, la serenidad también y el perdón. Cuando tenemos eso y ante todo fe podemos sentir paz. Y al tener paz se recupera todo. Yo no sé por qué estás pasando, pero regocíjate haciendo el bien. No te arrepentirás y Dios te lo remunerará. ❤

Con amor, 

Amparo Cribas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s