¿Lo tomamos en serio o no?

massimo-mancini-113100

Hoy mientras estaba en un concurso de oratoria recordé un pequeño incidente que me sucedió cuando recién me convertía en adolescente… tenía que declamar una poesía nacional. Mi atuendo era un traje típico, mi maquillaje estaba impecable, tenía una linda trenza, mas  no hice caso a papá:

“APRENDETE BIEN ESO, NYKOLL.”

– ¡Ay sí, papá, sí lo estudiaré.

Inicié perfectamente y al cuarto del poema no pude continuar. Muchos estaban felices porque yo me había equivocado, yo sabía que no había practicado. No lo tomé en serio. Aunque no era mi intención ganar (porque estaba muy cansada, había concursado en todos las categorías; canto, composición, danza) tampoco me imaginé que quedaría  en blanco. ¡No me arrepiento de lo que sucedió! ¡Es una valiosa lección!

Ahora sé bien que lo que hace que una presentación sea perfecta no es el talento, ni siquiera las aptitudes sino la seriedad con la que se le tome. Ya que con ella, lograremos tener una cantidad moderada de nervios que nos ayudará a prepararnos para lo peor, y al concentrarnos en el proceso, lograremos un espléndido resultado.

Le recomiendo entonces, que ría de último, ría mejor.

Ahora, sea un hombre de negocios que aspira ser un millonario, después disfrute los millones. ¿Entiende la  metáfora? No, se haga el listo sin haber leído el libro. Usted estará respondiéndome: “sí, escritora, por tercera vez, ya entendi”.

¡Bueno, me alegra, no se le olvide, lo quiero ver triunfando, mi lector!  

Con la mente sobre mi corazón,

Amparo Cribas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s