¿Por qué dejé de dar explicaciones?

Existen muchas razones, por las cuáles dejé de dar explicaciones, y aunque escribir esta entrada parezca una paradoja, en realidad me place compartir ésto, para que tal vez alguien de ustedes también se libere.

Bien, aquí voy…

1. Porque existen situaciones incómodas que no son fáciles de explicar.

2. Porque explicar demanda tiempo (que puedo ocupar en algo que sí sea relevante).

3. Porque si quiero justificarme, pero a la persona con quien hablo no le agrado entonces todo lo que le diga será un lapso de tiempo que él o ella sólo ocupará para idear su argumento en contra de lo que digo.

4. Porque simple y sencillamente nadie es juez de nadie y somos autónomos para proceder con discernimiento, sin pedir aprobación o permiso(a menos de que sea mamá o papá, o alguna autoridad, jeje; ahí se merecen todas las explicaciones del mundo).

5. Porque puede que mientras expliques algo se te escape una de tus debilidades y posteriormente el receptor la use para destruirte ya sea porque nunca te apreció o porque en un momento se enojó y aprovechó que sabe eso para hacerte sentir mal (los seres humanos somos inconscientemente malvados).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s