Análisis Crítico de Génesis 1 y 2

2

Les comparto esta tarea de mi clase de Doctrina Social de la Iglesia.

La imagen de Dios reflejada en el ser humano es un enigma a gran nivel. En este análisis crítico hago uso de los conocimientos adquiridos en la primer clase de Doctrina Social de la Iglesia y de aquellos que he obtenido al profundizar en las palabras plasmadas en Génesis 1 y 2 para desmantelar mi interpretación sobre la dignidad que ser creados por Dios nos confiere.   

Es interesante cómo nace la Doctrina Social de la Iglesia. Lo considero un intento de las autoridades religiosas por brindar apoyo y guía en los polémicos problemas que se viven en aquel estado del momento actual. Se dan cuenta pues, que quedarse de brazos cruzados no es una opción y se procede a crear documentos que de alguna manera ayuden a mitigar el maltrato comunitario que se estaba experimentando por la falta de valores morales. Las desigualdades sociales y económicas que se viven en el siglo XIX aumentan hasta dejar despojado al ser humano de su dignidad. Se le humilla, no se le respeta; se le explota.  

Si se busca en el diccionario de Google la definición de dignidad aparece lo siguiente:

Cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden.

Sin embargo, creo que a este concepto le hace falta enfatizar que no tienes por qué hacerte valer como persona, sino, que ya vales; por el simple hecho de haber sido creado a imagen y semejanza de Dios. También debe añadirse que la dignidad puede ser violada cuando no respetamos a los que nos rodean. Entonces, con este último punto infiero que, la dignidad depende de dos factores. El primero, que la persona llamada digna, esté consciente de que lo es. El segundo de que cuando alguien lo trate, lo haga con delicadez y consideración. Depende pues esta cualidad de que haya armonía y empatía mutua.       

El concepto de dignidad se ha tergiversado a lo largo de los años. Ahora, en día me molesta, personalmente, que mi prójimo tenga la idea errónea de que “lo material” es lo que te hace ser más digno que alguien. Todos deberían caminar empoderados con una misma confianza, ya sea que tus tenis sean de los que compras en el centro comercial o en el mercado, que tu ropa sea usada o nueva ¿Por qué estamos tan desunidos e insensibilizados? ¿Qué es esa falta de educación demostrada cuando no se saluda a las personas más humildes? ¿Por qué se empeña la gente en ver de menos a aquellos que son mas necesitados? Me encoleriza que se pueda crear cotidianamente una forma de pensar tan elitista.   

¿Somos de una distinta especie? ¡Claro que no! ¡Señores  y señoras que se abra de una vez por todas su mente! ¡Qué nos demos cuenta de que debemos cooperar para mejorar la situación colectiva y no la individual! ¡Démonos cuenta de una vez por todas que las buenas acciones deben propagarse sin escatimar nuestras posibilidades! ¡Qué las buenas intenciones son la raíz hacia un progreso sostenible! No seamos interesados. Dejémonos de una vez por todas de consumir por la pobreza mental en la que el dinero e incluso la educación nos da potestad de tratar indignamente a los demás. ¡Ya basta de tanta estupidez sin fundamentos o con fundamentos espurios!  

No debemos avergonzarnos de quiénes somos ni de cómo somos. La razón queda evidenciada en estos versículos de Génesis 1:   

26: Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo”.

27: Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer.”

Cuando leía Génesis 1, busqué cómo relacionar el tema de este análisis con lo ahí reflejado. No me tomó mucho tiempo deducir que somos parte de la historia de Dios, y en ella, el protagonista no solo es él sino también nosotros. Es como que si hubiese repartido toda su virtud en estas vasijas de carne, para que podamos replicar a gran escala el amor que él nos ofrenda. En este capítulo de la Biblia, se manifiesta como es que por ser hechos a imagen y semejanza suya busca ordenar todo para proporcionarnos un ambiente ideal y bonito. El Señor nos tiene como una extensión suya, y por lo tanto, a través de la organización que le brindó en aquel tiempo a la tierra nos hace saber cuán importantes somos para él.

Sin duda alguna, tomando en cuenta de que somos imagen de Dios, debemos esforzarnos por reflejar su naturaleza.  Podemos ser una voz apacible cuando haya conflicto, una mano que diga ¿En qué te ayudo? un cuerpo dispuesto a abrazar al afligido y a aquellos que apreciamos, un consejo sin regaño para el arrepentido. Nosotros podemos ser los unos a los otros el Rostro de DIOS.

En Génesis 2 se aprecia:

7 Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo, sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo.

8 El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia el oriente; y colocó en él al hombre que había modelado.

En ese entonces, somos seres vivientes creados con amor, y puestos en un huerto con muchas comodidades que nos son dadas sin pedir algo a cambio, bueno, nada más que obediencia.

También me llama la atención este versículo:

25 Los dos estaban desnudos, el hombre y su mujer, pero no sentían vergüenza.

La dignidad fue por lo tanto desde los tiempos de Adán y Eva algo inherente e independiente de un valor material.  

Concluyo que la imagen de Dios, está sellada en la plataforma del cuerpo humano y aunque haya tanta confusión debemos esforzarnos por difundir la dignidad que se nos ha sido dada sin condición o requisito. Habiendo tantas maneras de demostrar nuestro amor no podemos dejarlas sólo pasar. Hay que hacerlas nuestras, y llenar a todo el que nos rodea de la Energía y Paz que Dios nos sabe dar. ¿Cómo podemos nosotros, hermanos, reflejar el rostro de Dios? Podemos ser esa grata experiencia para  a nuestro prójimo, podemos ser ese refugio para los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s