Cada día…

Crecer es una maravilla. Realmente es duro, pero, a la vez es algo por lo cual sentirse orgulloso. Me encanta cursar clases en la facultad, son tres meses en los cuales mi enfoque es uno, son alrededor de 93 días en los que todo es acerca de un objetivo específico. En medicina yo me comprometo a hacerlo así, porque considero que cada detalle es valioso. Es como que si nuestra vida es un sacrificio pero por un bien mayor. Realmente me siento feliz de poder ofrendar mis años a una buena causa, aunque haya momentos en los cuales mi única compañía sea mi sombra, eso al final, no importa, porque cuando alguien es ayudado, todo lo demás es automáticamente borrado. Realmente, no sé qué será de mí, dentro de unos años, quizás viva, quizás muera, pero suceda lo que sea, puedo abrazar mi presente y estar eternamente agradecida por cada adversidad que se me ha dado porque la he transformado con su ayuda en oro, y sin esos escollos, sin ese camino de piedras, no podría ahora tener principios de benevolencia. Gracias Dios, porque mi vida es un fragmento, una muestra significativa, de lo que puedes llegar a hacer aún en un corazón roto, aún en uno sufrido… aunque haya dolido. Te amo, Señor y espero, que cada persona que lea ésto sepa que sus esfuerzos valen, y que el dolor no es una maldición cuando optamos por tomar la mejor decisión. No sé por qué horribles experiencias estén atravesando, pero, la esperanza es su valioso regalo, y su vida es la oportunidad que está esperando para cambiar al mundo, para cambiar el suyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s