¿Por qué dejé de dar explicaciones?

Existen muchas razones, por las cuáles dejé de dar explicaciones, y aunque escribir esta entrada parezca una paradoja, en realidad me place compartir ésto, para que tal vez alguien de ustedes también se libere.

Bien, aquí voy…

1. Porque existen situaciones incómodas que no son fáciles de explicar.

2. Porque explicar demanda tiempo (que puedo ocupar en algo que sí sea relevante).

3. Porque si quiero justificarme, pero a la persona con quien hablo no le agrado entonces todo lo que le diga será un lapso de tiempo que él o ella sólo ocupará para idear su argumento en contra de lo que digo.

4. Porque simple y sencillamente nadie es juez de nadie y somos autónomos para proceder con discernimiento, sin pedir aprobación o permiso(a menos de que sea mamá o papá, o alguna autoridad, jeje; ahí se merecen todas las explicaciones del mundo).

5. Porque puede que mientras expliques algo se te escape una de tus debilidades y posteriormente el receptor la use para destruirte ya sea porque nunca te apreció o porque en un momento se enojó y aprovechó que sabe eso para hacerte sentir mal (los seres humanos somos inconscientemente malvados).

3 Realidades que sufre un Haragán

10448466_10153328786826540_1998088614209338945_o
Foto por el Sampedrano: Nelson Guevara

Ser haraganes está de moda y en la sociedad tan sedentaria en la que vivimos…hasta puede parecer algo normal. El problema es que perjudica el desarrollo personal nuestro y nos impide ser personas exitosas y saludables. Por eso, te invito a identificar los efectos de ser un haragán crónico.

Generalmente, cuando persistimos en un error es porque ignoramos cuánto daño éste nos causa. Una vez encontrado el problema, se puede trazar una solución viable y no caer de nuevo en ese escollo, ya que se conoce cuán afectados podemos ser por el mismo.

No eres independiente. Uno de los sueños de toda persona es ser independiente. Decimos cosas como: cuando yo gane mi propio dinero, cuando yo tenga mi casa, cuando yo… Pero, eso es sólo una de las tantas representaciones de la independencia. En realidad, todo comienza a menor escala; cuando somos capaces de cocinar nuestra propia comida, de mantener en orden nuestra ropa, de cumplir con nuestras responsabilidades sin que nadie nos diga qué y cómo hacerlas. Eso es impedido cuando eres dejado y haragán.

Eres cíclico. Tus días se limitan a una rutina sin rumbo definido. No avanzas, sólo haces lo que en realidad tienes que hacer y ya. A menudo lo haces de mala gana y de mala calidad, por lo tanto es como que ni lo hicieras. Recuerda que si no te sacrificas, entonces no ganarás nada en absoluto. Quizás en este momento lo veas como parte de ser joven o parte de ser un adulto cansado, pero la realidad es que cuando veas que tu vida no va detrás de tus ambiciones, te arrepentirás de no haber invertido bien tu tiempo. (Para mejorar tu rutina chequea mi articulo: 5 hábitos para ser Productivo )

Eres egoísta. Ten muy claro, que estar cansado no es excusa para no contribuir en el hogar. Si no ayudas ya sea en acciones o en palabras a aquellos que te rodean, eso quiere decir que eres haragán, aunque te hayas esforzado durante todo el día debes dedicar siempre siquiera cinco minutos a cosas que no estén dentro de tu rutina. De hecho, es bueno agregarlas dentro de ella, para que no caigas en el vicio de ser egoísta sin notarlo. Cuida muy bien de este punto, porque te podrías convertir en un haragán de no prestarle atención.        

Una vez ya reconocidas estas situaciones te digo qué es lo positivo:

gardening

Te animo a ya no ser un holgazán, mira que estoy segura de que ni tú ni yo queremos que acabes arrepentido de haber estado dormido, cuando debías soñar despierto. En un momento de mi vida yo fui así y ahora le doy gracias a Dios de no haber continuado en eso, porque de haberlo hecho, no habría logrado ni la mitad de lo que ahora soy. Estas desventajas yo las localicé por experiencia propia, más fácil hubiese sido si alguien me hubiese advertido.

Si tienes alguna duda o comentario al respecto puedes escribirme en confianza ya sea abajo; en la sección de comentarios o  a mi email: am.ny.cribas@gmail.com .

Con amor y sinceridad,

Amparo Cribas.

5 Señales Inadvertidas de Baja Autoestima

developmenTProbablemente muchas veces te has sentido con baja autoestima por ver cómo otros te excluyen o discriminan. Pero…  ¿Sabías que los trogloditas (personas con escasa conducta civilizada; toscas) también tienen sus puntos débiles? Lo que sucede es que algunas veces por razones inexplicables se les tiene como dioses y no nos damos cuenta de que esconden una capa de bajo autoestima. A continuación esas señales para que ya no le bajen a su autoestima por cosillas tan insignificantes.

  1. No quieren que sus amigos tengan nuevos amigos. En su alto autoestima los trogloditas saben que no son lo suficiente genial y por eso temen a que otras personas compartan tiempo con sus mejores amigos. Tienen miedo de que se los quiten. Eso es tener poca confianza tanto en el amigo como en ellos mismos. 
  2. No celebran los éxitos de los demás. Ellos quieren ser todo el tiempo la portada de la revista y para lástima de su realidad todos podemos prosperar y hacer cosas grandiosas. Pues Dios nos ha heredado con una habilidad creadora, invencible y ultra-trascendental.
  3. Se sienten incómodos cuando alguien copia sus estilos musicales. Lo siento trogloditas, pero… no es culpa de nadie que Youtube, Spotify y… provean tanta música gratis y full accesible (Spanglish). Cada quien puede escuchar lo que se le de la gana. Si te critican por copiarlos es porque creen que así su exclusividad se vendría al suelo. ¿Qué tipo de persona se siente más seguro sólo por la música que escucha? (Cri cri cri.)
  4. Se sienten mejor cuando inventan cosas malas de las personas íntegras. ¿Qué mayor señal de baja autoestima que la siguiente? Las personas que esconden su baja autoestima con frecuencia injurian a sus enemigos (amenazas para ellos) porque no pueden vivir sabiendo que sus enemigos serán admirados o fascinados.
  5. No saben argumentar solo gritar y obstinarse. Argumentar es el arte de exponer con perspicacia una defensa a tu perspectiva (punto de vista) con el fin de encontrar una solución. Eh… Los trogloditas imponen imperiosamente su perspectiva porque tienen miedo a ser desafiados. A menudo, gritan para que así las personas desistan y ellos queden como los que tienen la razón . Obviamente, cuando se obstinan establecen cuánto temor tienen a ser debatidos y a ser corregidos. La próxima vez que veas este tipo de comportamiento, espero sepas que esta persona no tiene la suficiente autoestima como para aceptar sus errores y considerar las opiniones de los demás.

Te animo a que de ahora en adelante ya no te sientas menos ni tampoco más cuando los trogloditas te quieran engañar. Porque, ahora ya sabes la verdad, sólo tienen un déficit de autoestima y no es tu culpa. Así que ten dignidad, serenidad y actitud para sentirte en paz contigo mismo cuando te digan semejantes cosas inverosímiles. Como en otros artículos te recuerdo que no me gusta que se suscriban a las personas bajo ninguna etiqueta, basta con que tú reconozcas las situaciones y no te dejes engañar.        

Con franqueza y amor,

Amparo Nykoll Cribas.