El orgullo para lo bueno.

2

Después de dos días de poca productividad porque había estado con una intoxicación alimentaria, era hora de reestablecer mi rutina habitual (aunque en ese entonces tenía poca o ninguna; por eso de que me ha costado recuperar el ánimo después de que falleció papá, pero esa es otra historia y no quiero desviarme más.)   En fin, necesitaba lavar platos para hacerme una sopa, pues sería lo más adecuado para mi estómago, pero ¿qué creen? Ya eran las 11 AM no había agua.

Así que en vista de que nadie me auxiliaría porque mi mamá dormía tuve que hacerlo aunque costase mucho. Eso sin comentarles, que su servidora no es la mejor cocinando😂🤣. Empecé a llenar la cubeta para recolectar agua, fui lavando los platos, luego piqué la papa, eventualmente y sin pensarlo mucho (obviamente, escuchando algo positivo; Alex Dey), fui preparando la comida que necesitaba y no solo eso…fui arreglando alrededor, y con una inversión de 30 minutos todo se miraba mejor.

En eso pensé, soy capaz de hacer este pequeño logro y muchos más. No hubo necesidad de pedir ayuda sino de pedirme ayuda y hacer lo que emprendía con mucho entusiasmo. Analizando la situación también relacioné varios eventos anteriores en los que se me daba un proyecto en cuna y en un corto plazo había logrado llevarlos a caminar. Por lo tanto, a lo que quiero llegar, amigos, es que “el orgullo para lo bueno“, tomemos un poco de esa actitud soberbia para decir ¿Saben qué? Voy a transformar absolutamente todo lo que se me es dado,  y cualquiera podrá con seguridad confiar en que puedo hacer maravillas.

Con amor a lo bueno,

con ganas de cambiar el mundo,

Amparo Cribas. 

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Me encantaría conocer su opinión;

es  única y valiosa.

¡Saludos a mis lectores de Honduras, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, El Salvador, España, Argentina, Costa Rica, Venezuela, Canadá, Uruguay, Panamá, Guatemala & República Dominicana!

 

Tus logros saben mejor cuando son tesoros escondidos.

1

Escribo este largo titular con una intención: estatuir que los logros no son para esparcirse sin prudencia porque pueden llegar a generar envidia o desdén. Durante mucho tiempo pensé que los “envidiosos” existen porque sencillamente así son. Pero, más adelante me di cuenta de un pequeño detalle, a veces las actitudes de algunas personas incita a “envidiar” y eso pretenden, ya sea si lo saben o no.

Tus logros saben mejor cuando son tesoros escondidos.

No tienes por qué divulgarlos contra viento y marea; esa no es tu misión. Esconde tus tesoros y solo difúndelos cuando realmente amerite. En ese entonces, propágalos con delicadeza; enfatizando el esfuerzo y la lección y no la remuneración. Siguiendo estos pasos podrás en lugar de suscitar envidia, impeler a la inspiración para que otros se animen a seguir tu ejemplo y mejorar este mundo que necesita del potencial, autenticidad y peculiaridad de todos.

Mi propósito principal con esta nota es promover la modestia para que cese la soberbia y podamos juntos construir una sociedad más cálida. En especial, porque existen acciones negativas que ejecutamos sin darnos cuenta de la magnitud de su alcance. Cuando algo está mal necesita hablarse al respecto, para resolverlo, con meditación y acción (en este artículo hablo al respecto: El Sentido Pragmático).

Con amor a la prosperidad mutua,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Me encantaría conocer su opinión;

es  única y valiosa.

¡Saludos a mis lectores de Honduras, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, El Salvador, España, Argentina, Costa Rica, Venezuela, Canadá, Uruguay, Panamá, Guatemala & República Dominicana!

 

¡Ámalo en Bruto!

unnamed
Esta ilustración fue hecha por el artista sampedrano, Luis Gonzáles, en exclusiva para hacer más vívidos los sentimientos que se plasman en este artículo. En Instagram: _.gonz 

Cuando una niña se acercaba a mí, para preguntarme si me gusta su look, le contesté:  está genial, aunque realmente no se veía así. Cualquiera me puede decir que miento.  Pero en realidad no lo hago, sencillamente me adelanto a los hechos. Y tengo una razón… verán: todos necesitamos un empujoncito al principio, necesitamos que crean en nosotros en lo que somos a futuro capaces de hacer.

Titulo esta nota “ámalo en bruto” porque lo que cada niño con un sueño, un joven con un anhelo, un adulto con un proyecto necesita, es: apoyo y no pesimismo.

Debo añadir en este segundo párrafo un: “ámate en bruto” porque a veces, “me incluyo”, detestamos los procesos, queremos todo de inmediato. Es gracioso, porque puedo esperar horas en una cafetería o banco, leyendo un libro, pero cuando estoy emprendiendo algo, no descanso hasta verlo terminado, porque me molesta ver pequeños progresos. Hice esa pausa, para enfatizar una de mis debilidades o fortalezas, ustedes llámenlo como quieran. Tal vez, alguien ahí es igual a mí.

En fin, “debemos” y digo “debemos”, (lo reitero a propósito), amar nuestros primeros pasitos, nuestros pequeños esfuerzos, nuestras pequeñas partes del rompecabezas como me lo recuerda, mi amigo, Luis Gonzáles, en sus hermosas ilustraciones. Quizás sea lo más difícil, ser nuestros propios patrocinadores, pero hay que empecinarnos en hacerlo, para crear una fuente inagotable de motivación cuando todo va empezando.

¿Saben? No me arrepiento de no haber despedazado el sueño de muchos. Recuerdo cuando le hice notar a un conocido como parecía un genio con tantas ideas magníficas y un año después terminó ganando una copiosa cantidad de dinero en un concurso de emprendimiento, también cuando felicité a una de mis amigas por su talento en el diseño y ahora tiene su propia empresa de zapatos.

Podría continuar relatando mis experiencias pero, ese es en esencia el mensaje que quiero dejarles, que por favor no sean tan duros al criticar los inicios de alguien en su viaje, recuerden que son meramente eso.

Algo puede crecer o desvanecerse con nuestras palabras. Así de valiosos somos los amigos.

Con amor al arte, y el arduo trabajo de todos,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Su opinión es  única y valiosa.

¿Qué sucede cuando trabajamos duro?

French CountryTrabajar duro es igual a la construcción del éxito. La constancia, perseverancia y disciplina con la cual abordamos nuestros proyectos son componentes imprescindibles del arduo trabajo. En lo que a mí respecta, puedo decir solemnemente que si incluimos los ya mencionados elementos en nuestra rutina podemos alcanzar lo que anhelamos. Cabe agregar que la fe es lo que inicialmente se necesita, ya que por sí solos es muy difícil superar satisfactoriamente cada vicisitud.

Aunque quería aclarar esos puntos, este artículo se centra en admirar el impacto social que el trabajo duro proyecta. Cada resultado tiene una historia del proceso. Cuando vemos a personas que han logrado tanto, sabemos bien de que no lo han hecho mágicamente sino que han sacrificado mucho para llegar a ese nivel.

Ahora…

Cada vez que trabajamos, inspiramos.

Me place ver cómo las personas nos esforzamos por lo que queremos. Cuando decidimos hacer algo y nos levantamos en contra de cualquier cosa que nos hace desistir de ese algo, es cuando hacemos el cambio. Rompemos barreras y creamos nuevos límites. Somos dignos de admiración y creamos una voz en la consciencia de otros que dice:

¿Si el puede, por qué yo no?

Si has trabajado lo suficiente como para inspirar a otros, entonces has obtenido un doble beneficio en tu vida. Porque no sencillamente avanzas tú, sino también avanzan las creencias positivas en aquellos que te ven crecer. Te invito pues, a seguir sin detenerte para que influyas de manera trascendental e imparable en la vida de aquellos que te rodean. Recuerda, que el estímulo que hace que produzcamos lo tangible es nada más que el resultado de insistentes pensamientos que no pudieron resistir estar cautivos para siempre en la mente, sino que se manifestaron en acciones.

Espero ansiosamente poder ver cómo impones la moda de trabajar duro (obviamente con un balance en salud física y psicológica). Espero que no dejes a tus ideas como prisioneras en tu mente.

¡No te resistas, la humanidad clama a gritos por tu talento!

Con amor,

Amparo.

Críticas y Halagos; al descubierto.

descubre el balance ideal

Anteriormente, en mi artículo Sin Miedo Al Fracaso les exhorto a vivir la vida de una manera relajada, diligente y…educada a través de las experiencias. Entre éstas se encuentra esa misma de aceptar críticas para mejorar la calidad de nuestro trabajo.

Ayer, mientras conversaba con un artista hondureño me pudo relatar algo que debe ser propagado. A continuación esa  incógnita:

Hablábamos de cuán beneficioso es exponer nuestras obras y recibir retroalimentación por parte de la audiencia. José describe algunos de estos comentarios como críticas sin anestesia; éstas irrumpen en tu mundo artístico para golpearte fuertemente. No obstante, a través de su consejo:

“Un buen autor debe estar siempre satisfecho pero nunca conforme.”            

Nos impulsa a obtener una buena actitud para afrontar esas críticas bruscas.

Es muy interesante, porque según lo afirmado por este joven, debemos amar lo que hacemos. Debemos valorarlo y apreciar nuestros esfuerzos. Al mismo tiempo, somos llamados a no conformarnos con lo que estamos haciendo. Debe existir el espíritu innovador y vanguardista para que lo que concibamos no sea monótono y aburrido. Entonces, justamente por eso son buenas las críticas sin anestesia, porque en serenidad nos llaman a movernos de nuestra zona de confort dando un giro de 180 grados. Resultando de esa manera algo mejor elaborado y en ocasiones un nuevo descubrimiento de talento.

Cabe agregar que José hace una advertencia en cómo los agasajos pueden ser en ocasiones, destructivos. Pues tienden a hacernos creer que somos lo suficientemente buenos como para dejar de aprender o sencillamente para elevar nuestros egos. Ciertamente, es algo de lo cual debemos cuidarnos ya que el conocimiento fluye y evoluciona diariamente; no continuar capacitándonos debido a tan buenos halagos pueden hacernos caer en una producción obsoleta y predecible.  

Tal como se ha apreciado debemos ser apasionados y nunca paralizados. Somos una moldeable masa que tiene mucho que aportar y para eso debe estar advertida de cómo influyen ambos: críticas y agasajos en la vida de los inventores. ¡Sigamos sin detenernos, que las experiencias sean siempre vistas como una inversión en la cuenta del éxito personal!     

Alegre estoy de haberles compartido esa idea,

con esperanza en que tenga un sentido pragmático me despido.

Sinceramente, Amparo Cribas.   

 

Una ley vital; No romper el ritmo.

Con frecuencia nos sentimos aturdidos, locos y hasta desahuciados con la turbulenta ráfaga de problemas que se nos disparan. En algún momento de mi vida cuando tenía 13 o 14 años  veía que todo se venía abajo. Opté por enojarme, por dormir para solucionar los problemas y hasta por llorar exhaustivamente para deshacerme del dolor. No puedo describir esas alternativas como un error porque de no haberlas probado no hubiese descubierto lo que hoy les comparto. ¡Eso no funciona! ¡NO!

Descubrí que el ser humano no es estático y que detenerte en el insignificante cuarto del enojo, o del llanto o del sueño sólo te consigue perder tu tiempo pero no mejorar tu situación. Debemos continuar. Imaginemos nuestra vida sin esos problemas, ¿acaso no sería perfecta? Bueno, entonces lo es. Los problemas son temporales, y son desafíos que tenemos que tomar para darnos cuenta en realidad de cómo Dios puede obrar increíblemente sobre nosotros.

A veces veo atrás y veo cómo la mayoría de las cosas que he logrado se han concebido en un desorden. Y es que nunca me detuve. Todo fue difícil pero mantuve mi esperanza en Cristo y si en él estuvo fue segura. Todo cambio tiene su momento de desorganización pero es sólo porque todo nuestro organismo y espíritu se están adaptando a una nueva condición.

Creo que debes moverte y cansarte de estar en esa miserable condición para poder saltar a otro nivel. Luego, debes aceptar la ayuda que Dios te da porque meramente sin él no somos nada. Finalmente debemos pagar, toda recompensa requiere de un sacrificio, pero les aseguro que la inversión vale la pena.Les invito a sumergirse en el maravilloso plan que Dios ha escrito para ustedes. No les garantiza no pasar por la tormenta, pero sí estar junto a ustedes mientras sucede. ¿Qué más queremos si tenemos al creador de nuestra parte?    

CUANDO ESTÉS EN EL LUGAR MÁS OSCURO, RECUERDA QUE DIOS TE PIDE QUE CONFÍES EN ÉL, Y QUE RECORRAS EL CAMINO QUE TE HA PREPARADO.   

No te detengas, el enemigo sabe que eres sumamente poderoso cuando no te echas a dormir, o a llorar o a quejarte. No quiere que seas una amenaza para él. Es tu decisión creer en sus engaños o aceptar la gracia, energía y espíritu que Dios te brinda para que hagas grandes proezas.

Lo mejor está por llegar…

Ya está llegando…

Llegó.