Amor humano con Anatomía de Jirafa

Ámame como humano,
con anatomía de jirafa,
con las mismas 7 vértebras cervicales,
pero con el doble del tamaño nuestro,
asfixiame con su grandeza
y quítame la hipoxia con su corazón,
que equivale a 50 de los nuestros,
con potencia que anhelo que nos pertenezca,
con intensidad que aumenta día con día.

Las mañanas

Mornings

Me gusta el olor a mañanas sin horario más que el que yo he estipulado.

¡Cuánto no escribirle a ellas si me llenan de paz!

Hoy es sábado, 10/8/2019 y estoy disfrutando de la primer mañana de vacaciones.

Me gusta estar así, con el resplandor del sol saludando mi ventana,

con mis dedos entretenidos en letras que entretejen párrafos.

Me gusta mucho, escuchar las canciones que me relajan y bailar me hacen. 

A la que…

Iracunda por su ignorancia prosiguió a decir:
¡Tú solo te preocupas por ti misma!
Le dijo así a aquella escuálida silueta,
a ese rostro con ojeras de marcador indeleble,
a ese cuerpo adolorido,
a la que sobrevivía,
a la que solo la felicidad efímera conocía,
a la que se jodía,
a la que se pudría,
a la que moría.

Y me dolió el alma saber que la familia de aquella muchacha no sabía el tesoro de persona que ahí tenía. Me lamenté por no poder ayudarla, por no poder ser su consuelo absoluto, pues sabía que quizás siempre tendría que luchar contra esos comentarios sin fundamentos.

Ana, no es la única que vive en estas circunstancias, dedico este poema a todos los que sufren por no ser valorados por sus seres queridos, a aquellos en el cual el núcleo de la sociedad torna a ser una guerra nuclear con palabras que hieren el fondo, con vocablos que son dagas punzantes.

Con amor, y dolor en mi alma,

Amparo Cribas.

Inevitable

Inevitable - Amparo Cribas
Tengo mi lado poético y mucho debe ser explicado aquí, pero mi interpretación más corta es: existen eventos desgarradores que no podemos eludir, y aún así, tatuados con agujas de dolor, debemos continuar, y podemos seguir.

Con amor y un grito de esperanza, 

a nosotros los desahuciados, 

Amparo Cribas.

Incendio

arny-mogensen-172490-unsplash

La casa se está incendiando.

El hogar se está quemando.

Los recuerdos se desvanecen

y algunos fragmentos borrosos permanecen.

Los bomberos llegan a tiempo e impuntuales.

Se acongoja el alma,

Se estremece el corazón…

Y algún día podré tal vez

volver a tener otro lecho sobre el cual descansar.

Interpretación

Después de la partida de papá, mi casa, mi hogar, es decir, mi alma, sufre. El dolor es como el que causaría el fuego, y las quemaduras me destruyen hasta poco dejar. La sensibilidad aumenta y todo parece una tormenta.

Quisiera decir que sé cómo volver a tener un descanso dentro de mí, pero eso todavía es una incógnita.

Dichosos los que lloran, porque serán consolados.

Mateo 5:4

Mi vida, y tu vida, aunque con heridas, sigue siendo una oportunidad.

Lamento

Lamento dejarte ir.

Lamento dejarte sufrir.

Lamento dejarte derramar lágrimas.

Lamento dejar que sintieses miedo, desesperación , inquietud, impotencia…

Lamento querida alma,

Haberte dejado cuando necesitaste de mi serenidad, valentía, osadía y locura para:

Volver a vivir.

Sin dirección

DSC05025

Ella es una flor que amó una sola vez

y al recibir desdén comprendió su valor.

Aquel mozo nunca a su vida volverá

y que ella vuelva a amar aún es una incertidumbre total.

Tiene miedo de amar,

pero miedo no es;

una paradoja…

tal vez.

Se ha convertido en una búsqueda incesable

ve los días, ellos pasan

y la persona indicada

de ella no sabe nada.

No sabe siquiera si debe ser el hombre ideal

o deba ella sus altas murallas bajar.

Esta búsqueda la ha hecho retornar al insano pensamiento

de aquel muchacho al que amó.

Ya no se pregunta si tal vez él la recuerda

sabe con certeza de que así no es

pero se pregunta qué fue lo que de él la cautivó

se pregunta qué fue y cree a medias que lo sabe.

Su libertad y su forma tan extraña de ver la vida

la atrapaba y no le mostraba salida.

Sus promesas sin miedo que no están cumpliendo;

fueron ilusiones no baratas las que le dio,

con su corazón en la mano lo proclamó

en ese momento él no sabía lo que quería

ella siempre lo supo

pero ahora no lo sabe.