¿Cómo tratar con compañeros irresponsables?

En la universidad, en el colegio, en el trabajo, en nuestra casa… existen personas irresponsables y porque ésto es una realidad, aprenderemos a lidiar de una excelente manera con este inconveniente.

Lo primero a considerar es que no te puedes deshacer de ellos. Es un deber trabajar con ellos. No obstante, en la última instancia, sí se tiene que hacer algo.

1. Una actitud positiva. Atención, querido o querida, tengo que hacerte saber lo siguiente: eres un líder y tienes que jugar un papel en especial. Para desempeñarlo de manera sublime es importante que mantengas siempre la calma. Con toda la elegancia del mundo debes excluir de este ambiente de trabajo “los prejuicios” y debes pensar que tu equipo es el mejor “un sentido de pertenencia” siempre marca la diferencia.

2. El plan de trabajo. Este primer paso debe hacerse, una vez al tener claro lo que el catedrático o jefe pide. Como decimos los hondureños “en el acto”. Así que anota las partes de la asignación y distribúyelas lo más equitativamente posible. Debes anotar fechas preliminares y fechas finales.

3. ¿Debo o no, delegar? Buena pregunta. Sí, tienes qué. ¿Y si soy muy meticuloso? Bueno, puedes serlo, pero no creo que quieras ser un tonto, a la vez. En fin, delegar a veces puede costarnos mucho, pero te tengo un truco. Estipula fechas muy próximas a suceder. Así tendrías tiempo para revisar cómo va todo quedando, y podrán entre todos buscar viables correcciones.

4. El 80% es suficiente. Al igual que algunos de ustedes, soy a veces muy exigente. Pero, créanme, que algo esté bien en el 80% puede salvarnos de mucho y luego como en el paso anterior es mencionado, sólo hay que retocar lo hecho. Ésto será mejor que hacerlo todo por tu propia cuenta. Aunque ya sé que me dirás que en algunos casos todo está malo, pero…Mantengamos la esperanza, no siempre ocurre lo peor.

5. Quien trabaje obtendrá sus puntos, para que todo sea justo. De lo contrario, nos veremos en la dura situación de tener que privarnos de escribir algunos nombres en las portadas. Cuando llegues a este punto debes tocarlo con delicadeza, ya que si lo dices con el tono incorrecto podrá sonar rudo. Puedes intentar algo así: “Chavos, yo sé que todos tenemos responsabilidades, y ésta no es la excepción, esforcémonos para obtener todos los puntos. Y bueno, queda claro que quien no trabaje no puede ser partícipe de los resultados que por esfuerzo de otros se ha ganado. Así que para evitar incomodidades, hagamos cada quien conforme lo hemos planeado.”

Eso es lo que utilizo y me ha funcionado, espero algo de ello sea útil también para ustedes. En el escenario más oscuro tendrán que interceder de distintas maneras, mas espero que no tengan que llegar a tan penosos casos. Recordemos que una voz con determinación pero suavidad a la vez, es la clave para saber tratar con los demás. Por supuesto, que puedo añadir mucho más detalle, pero no es esa mi intención.

Me dicen cómo les va, y recuerden consensuar TODO, esta guía debe adaptarse a un NOSOTROS, y no se puede tomar las riendas como un líder totalitario.

Con amor,

Amparo Cribas.

Ser ateo no es sinónimo de “Oportunidad para Evangelizar”

Cuando era pequeña, alrededor de 11 o 12 años, admiraba y aún lo hago, a uno de mis tíos, él no cree en Dios e incluso, cuando puede, hace chistes profanos. Todo este caso me parecía extraño, porque realmente era el único en mi familia… Crecí con preguntas, los típicos ¿Por qué? Él debe estar mal… Pero según fui creciendo, eventos diversos me hicieron hacerme cada vez menos esos signos de interrogación. Mi relato lo comparto aquí.

A mis 14 años, hubo una maestra que cambió mi vida, me obligaba a leer libros para aprobar mis clases, y eran cristianos. La verdad, no sentía nada de aversión al respecto, aunque “no tuviese opción”, yo amo leer. Ese alimento literario que era cada vez más asiduo hizo que mi espiritualidad y teísmo crecieran, aunque mi religiosidad fuese una extraña mezcla de protestantismo evangélico y catolicismo. Mis ideales cristianos se arraigaron tanto que ahora eran algo crucial para mi vida moral; eso me evitó muchos problemas en mi adolescencia.

En una ocasión, recuerdo estar viendo un programa de televisión local, en el cual entrevistaban a un ateo, acerca de todas sus teorías y razones por las cuales no creer en Él. En el transcurso de la transmisión, dieron oportunidad, para que los “cristianos” llamaran y participaran. Mi rostro se llenó de vergüenza cuando escuché: “Ese hijo de la gran p… se va a ir al infierno, por no creer en Dios” “Es un semejante estúpido”… las opiniones seguían y no hubo ningún comentario digno. Esa noche me tomé el atrevimiento de contactarme con ese Señor, y decirle que eran fanáticos, y que lamentaba mucho que gente que decía creer en YHVH, fuese así.

Me di cuenta de una cruda realidad, el cristiano, tergiversa el evangelio, escuchan la homilía y también la prédica como una verdad absoluta. Me gustaría que mis hermanos fuesen más inquisitivos, que estudiaran la Biblia, y que no creyesen que una sola interpretación es la correcta. Hay que desarrollar criterio, porque de lo contrario, podría haber una confusión entre quién es el cristiano aquí… A veces, les basta con escuchar que alguien es ateo para verlo con lástima y empezar a predicarle, cuando en realidad, no se puede creer uno tan importante como para cambiar las ideologías de alguien en un segundo.

Quiero concluir, con ésto: “que alguien no crea en Dios no interfiere con que tú lo hagas”. Tienes que estar seguro de tus creencias y no buscar formas de respaldarlo frecuentemente, cuando el Señor, ya conoce cuánto le amas. Los ateos no tienen por qué ser excluidos tampoco de nuestra cartera de amistades. El mejor testimonio de fe que puedes ofrendar es “EL AMOR”, sin distinción alguna. En la universidad he experimentado conocer a un ateo, que se ha convertido en un verdadero amigo, y ha hecho cosas por mí, que ni las personas a quienes más expectativas les he guardado, han superado.

No todo es blanco y negro, también hay gris.

Te quiero mucho,

Luis Fernando Garay.

Tus logros saben mejor cuando son tesoros escondidos.

1

Escribo este largo titular con una intención: estatuir que los logros no son para esparcirse sin prudencia porque pueden llegar a generar envidia o desdén. Durante mucho tiempo pensé que los “envidiosos” existen porque sencillamente así son. Pero, más adelante me di cuenta de un pequeño detalle, a veces las actitudes de algunas personas incita a “envidiar” y eso pretenden, ya sea si lo saben o no.

Tus logros saben mejor cuando son tesoros escondidos.

No tienes por qué divulgarlos contra viento y marea; esa no es tu misión. Esconde tus tesoros y solo difúndelos cuando realmente amerite. En ese entonces, propágalos con delicadeza; enfatizando el esfuerzo y la lección y no la remuneración. Siguiendo estos pasos podrás en lugar de suscitar envidia, impeler a la inspiración para que otros se animen a seguir tu ejemplo y mejorar este mundo que necesita del potencial, autenticidad y peculiaridad de todos.

Mi propósito principal con esta nota es promover la modestia para que cese la soberbia y podamos juntos construir una sociedad más cálida. En especial, porque existen acciones negativas que ejecutamos sin darnos cuenta de la magnitud de su alcance. Cuando algo está mal necesita hablarse al respecto, para resolverlo, con meditación y acción (en este artículo hablo al respecto: El Sentido Pragmático).

Con amor a la prosperidad mutua,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Me encantaría conocer su opinión;

es  única y valiosa.

¡Saludos a mis lectores de Honduras, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, El Salvador, España, Argentina, Costa Rica, Venezuela, Canadá, Uruguay, Panamá, Guatemala & República Dominicana!

 

Si va a llover, mójate.

josh-calabrese-146257-unsplash

Para algunos, es necesario que una salida sea ostentosa. Yo la verdad, disfruto de las pequeñas cosas, de las casualidades, de un café o un helado, de treinta minutos o de quince. En esta ocasión escribo sobre un amigo. Fue gracioso cómo nos conocimos, porque cuando pensé que lo veía por primera vez, en realidad era la segunda. Verán, es compañero de mi hermana en la universidad, y ella ya me lo había presentado.

Por azar, nos cruzamos la calle al mismo tiempo al terminar nuestras clases de manejo. Yo lo había visto practicando y le pregunté cómo le había ido. Me dijo que bien, que ya aprendía a dominar el embrague. Luego añadí ¿Tu nombre? Wilson. ¿Y el tuyo? Amparo, o eres la hermana de Loanny. Ciertamente. En ese momento me di cuenta… fue muy hilarante ¡Qué pequeño es el mundo!

Al día siguiente, al terminar las clases, le dije que me acompañara a comprar un libro. Luego decidimos almorzar algo, pero terminamos solo tomando unas bebidas. En el café no había energía eléctrica, estaban trabajando con la planta. Se tardaron demasiado para recibir nuestro pedido, y mucho para entregarlo. Mi amigo sudaba, mucho, y le ofrecí mientras hacíamos fila que fuéramos mejor a otro lugar, a lo cual respondió: “está bien, no hay problema”. Me pareció interesante que desistiera un poco de la comodidad y a pesar de las circunstancias disfrutaba el momento.

Al final, terminamos disfrutando de un refrescante licuado y su limonada; ya que ama esa fruta. Y por supuesto, tuvimos una amena, plática.

El último día de clases, le ofrecí que fuéramos por helado (Si quieren hacerme feliz, regálenme). Pero parecía que iba a llover así que prudentemente le dije que lo podríamos hacer otro día, dijo que no le importaba mojarse. Fuimos por helado, yo por chocolate y él por… sí, limón. De nuevo, conversamos acerca de trivialidades, y un par de datos profundos. Al final que no llovió, y Wilson se quedó con las ganas de ver las gotas caer.

La sencillez de mi amigo, me recuerda, que las ocasiones más bonitas suceden cuando desistimos de vanidad, y acogemos la espontaneidad.

Con amor a la serendipia,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Me encantaría conocer su opinión;

es  única y valiosa.

¡Saludos a mis lectores de Honduras, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, El Salvador, España, Argentina, Costa Rica, Venezuela, Canadá, Uruguay, Panamá, Guatemala & República Dominicana!

 

Da tu asiento y ayuda con su mochila

rangga-cahya-nugraha-1184973-unsplash

Se encontraban tres filas de hombres sentados, entra una mujer cargando a su bebé, pasan tres minutos y ninguno se levanta. Le hago una seña y le doy el asiento.

Es increíble como ya no hay modales ni cortesía. Este mensaje no tiene por qué ser extenso, sencillamente, lo escribo porque debemos como buenos ciudadanos e incluso cristianos ayudarnos mutuamente cuando vamos en el transporte público. Quienes son hondureños entienden, a la perfección. Con gestos como ayudarle a a alguien con sus bolsas o con su mochila hacemos más que suficiente.

Pero hay más, puedes comprarle chocolates o galletas a quien va vendiendo, he visto gente de veinte años haciendo su mayor esfuerzo por llevar el pan de cada día. Y si piensas que no vas a consumir el producto, solo págalo y dile que lo venda. Son diez lempiras o veinte, que están dentro de tu presupuesto y equivalen al costo de una bebida que podrías ahorrarte al agua comprar.

También cuando hay ancianos hay que inmediatamente brindarles un lugar. Cualquier fractura que reciban a su edad les puede causar un daño a gran magnitud y la recuperación será muy dolorosa, contribuyamos a evitar uno de esos accidentes.

Puedes también ayudar a decirle a alguien que se siente cuando se desocupe un puesto, ya que a veces las personas van distraídas y quedan paradas por un largo tiempo solo por no estar pendientes.

¿De qué otras maneras podemos ayudar a nuestra comunidad en el transporte público? Espero tu opinión en los comentarios o tu testimonio, si eres de algún otro país. Si eres tímido puedes escribir directamente a mi correo:

nykollcribasc@gmail.com

  Con amor,

Amparo Cribas.

¡Ámalo en Bruto!

unnamed
Esta ilustración fue hecha por el artista sampedrano, Luis Gonzáles, en exclusiva para hacer más vívidos los sentimientos que se plasman en este artículo. En Instagram: _.gonz 

Cuando una niña se acercaba a mí, para preguntarme si me gusta su look, le contesté:  está genial, aunque realmente no se veía así. Cualquiera me puede decir que miento.  Pero en realidad no lo hago, sencillamente me adelanto a los hechos. Y tengo una razón… verán: todos necesitamos un empujoncito al principio, necesitamos que crean en nosotros en lo que somos a futuro capaces de hacer.

Titulo esta nota “ámalo en bruto” porque lo que cada niño con un sueño, un joven con un anhelo, un adulto con un proyecto necesita, es: apoyo y no pesimismo.

Debo añadir en este segundo párrafo un: “ámate en bruto” porque a veces, “me incluyo”, detestamos los procesos, queremos todo de inmediato. Es gracioso, porque puedo esperar horas en una cafetería o banco, leyendo un libro, pero cuando estoy emprendiendo algo, no descanso hasta verlo terminado, porque me molesta ver pequeños progresos. Hice esa pausa, para enfatizar una de mis debilidades o fortalezas, ustedes llámenlo como quieran. Tal vez, alguien ahí es igual a mí.

En fin, “debemos” y digo “debemos”, (lo reitero a propósito), amar nuestros primeros pasitos, nuestros pequeños esfuerzos, nuestras pequeñas partes del rompecabezas como me lo recuerda, mi amigo, Luis Gonzáles, en sus hermosas ilustraciones. Quizás sea lo más difícil, ser nuestros propios patrocinadores, pero hay que empecinarnos en hacerlo, para crear una fuente inagotable de motivación cuando todo va empezando.

¿Saben? No me arrepiento de no haber despedazado el sueño de muchos. Recuerdo cuando le hice notar a un conocido como parecía un genio con tantas ideas magníficas y un año después terminó ganando una copiosa cantidad de dinero en un concurso de emprendimiento, también cuando felicité a una de mis amigas por su talento en el diseño y ahora tiene su propia empresa de zapatos.

Podría continuar relatando mis experiencias pero, ese es en esencia el mensaje que quiero dejarles, que por favor no sean tan duros al criticar los inicios de alguien en su viaje, recuerden que son meramente eso.

Algo puede crecer o desvanecerse con nuestras palabras. Así de valiosos somos los amigos.

Con amor al arte, y el arduo trabajo de todos,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Su opinión es  única y valiosa.

👂¿Cómo escuchar correctamente?

A veces necesitamos sencillamente escuchar para poder ayudar. Eso y nada más. ¿Pero, cómo brindarle esta atención a los nuestros si no sabemos cómo hacerlo? Verán,  hoy les comparto un par de consejos que son muy útiles cuando nos encontramos en esta situación de apoyo.


1. Escuchar con los ojos.
Sí ,👀 veamos a la persona mientras habla. Con una sola mirada podemos descifrar demasiado. Pongamos atención al lenguaje corporal; gestos, movimientos.

2. Escuchar con las manos.
✌☝🖑Debemos dejar lo que estamos haciendo (barrer o sacudir con un trapo, etc.). Detengámos, las diligencias, pueden esperar.


3. Escuchemos el tono de voz.
🗣👅♫ La manera en como se dicen las cosas nos revela mucho de cómo esta persona se siente.


4. Aceptemos todo.
✔⛧ A veces empezamos escuchando a la persona, pero basta una cosa que  mencione que no nos gusta y hasta allí acabó la escucha. Debemos aceptar lo que esta persona nos dice aunque no lo aprobemos.

¡Estás listo para ser el mejor receptor posible! Tu amigo o familiar e incluso cualquier persona te lo agradecerá. De verdad hay un cambio con esta forma de escuchar.

¿Qué la hace una buena amistad?

En las amistades se invierte excelencia a veces consciente o inconscientemente y como se hace, existen cualidades que califican a las amistades como buenas. Aquí comparto unas con el ánimo de meditar un poco en la bendición que los amigos nos proveen.

1. La Sencillez. Una linda amistad es sencilla; hay espontaneidad. El único compromiso que existe es el de regalar tiempo de calidad, los detalles materiales deben ser siempre una opción.  De lo contrario, se puede acostumbrar a recibir regalos y una vez eso acabe o se pause puede causar problemas. En esta sencillez nadie busca sorprender a nadie y si se hace es sin esperar algo a cambio.

2. La Receptividad. Existirán ocasiones en las que tu  amigo necesita más ser escuchado que tú. Estos tiempos de sacrificio son hermosos: cuando escuchas a alguien puedes captar en qué necesitan ayuda. En otras ocasiones, sencillamente se escucha para aprender lecciones valiosas y este acto es único.

3. El Respeto al tiempo de interacción. Cuando en una amistad se mantiene un equilibrio en el tiempo que se habla se logra abarcar los temas con más profundidad. A veces algunos hablan por quince minutos y el otro solo por diez, no importa cuánto lo importante es no interrumpir. 

4. La Disposición. Se necesita tener la voluntad; estar dispuestos a que funcione la amistad. Dispuestos a ahorrar para una salida, o a ir a visitar a un amigo cuando está enfermo, o a apoyarlo en su sueño que parece loco o muy serio pero es muy importante para él o ella.

5. El arte de ceder. – Habla tú,

– no, tú primero…

– está bien.

 Eso es lindo.

Escogemos verde o rosa?

Cualquiera, el que tú prefieras.

No todo el tiempo se puede ceder, pero hacerlo es un acto de amistad grandioso. Es un sacrificio en muchas ocasiones y en una amistad saludable se valora y se hace recíproco el acto.

Debemos ceder en muchas cosas ya que no todos compartimos los mismos gustos. Cuando se ama a un amigo se puede respetar lo que él cree y no insistir demasiado porque el hacerlo podría ser una ofensa. 

6. La Oración y Motivación mutua. Cuando oramos por nuestros amigos les estamos haciendo un regalo que no tiene precio, encomendamos sus vidas a Dios para que él actúe y bendiga. Sabemos que Él nunca falla ni omite nuestras plegarias. Al mismo tiempo, cuando motivamos formamos un espíritu lleno de valentía y amor en el corazón de la amistad y eso es memorable, cuando hay tiempo de prueba la motivación permite vencer con éxito esos obstáculos y también permite triunfar en las metas propuestas e incluso excederlas.

7. La lealtad. Una de las cosas que más de disfruta es ésta. Tener a un amigo que te apoye en las buenas y malas, alguien que sea incondicional, alguien que lo que tenga que decir lo diga frente a frente y que lo que le cuentes en secreto lo mantenga. Ese amigo que comprende que fallas y que te perdona.

Estas 7 cualidades de una buena amistad son pequeñas cosas que nos roban el corazón y nos permiten disfrutar al máximo esos lazos. Todos somos capaces de ser ese buen amigo pero hay que decidir serlo y podemos tomar algunas de éstas para enriquecer esta relación.

Me despido con un corazón agradecido,

Porque mis amigos son una de mis mayores inspiraciones y sin ellos no sería quien soy porque mucho de lo que soy lo he ganado aprendiendo de ustedes.

Los quiero mucho,

Dios los bendiga… aún más. 💞💟

3 Actitudes Rompeamistades 

Las amistades son una bendición enorme. Te pueden influenciar tanto positivamente como negativamente, pero cuando escoges con paciencia y con la ayuda de Dios… logras crear un ambiente de edificación inigualable. Pensando en esto también se me vino a la mente las actitudes que pueden romper lazos, y es que es importante estar alertas pues nadie quiere que sus amigos desaparezcan o peor, cambien con nosotros. A continuación te comparto 3 de esas:

1. Ser sordo . No hay acto más grosero que el de un amigo pretendiendo escuchar cuando lo único que hace es viajar a otro mundo. Todos hemos hecho ésto más de alguna vez, pero hacerlo habitualmente demuestra egoísmo, falta de empatía. Cuando alguien nos cuenta sus logros o sus problemas debemos ser receptivos; escuchar atentamente y olvidarnos por completo de cualquier otra cosa.

2. Envidiar. Cuando alguien se siente envidiado se siente amenazado y oprimido. Cualquiera que se de cuenta de que un amigo le desea un mal, inmediatamente optará por renunciar a esa persona.Si te sientes envidioso corre a buscar ayuda ya que si no su amistad corre peligro. La envidia ciega y no te permite alegrarte por las virtudes y logros de esa persona tan especial.

3. Ser Malagradecido u Olvidadizo. Hubo una amiga que fue demasiado linda conmigo y me daba detalles casi  que todos los días. Yo siempre le di las gracias pero luego me di cuenta de que ella necesitaba mi tiempo, ella necesitaba un detalle también. Así que hay que procurar ser recíprocos; estar en un mismo sentir, y demostrar nuestro afecto con acciones evidentes. De lo contrario, es muy posible que perdamos la dulzura y esencia de nuestra amistad.

Espero estas tres actitudes negativas sean borradas de tu actuar para que así tus amistades puedan mejorar. Recordemos cuánto queremos a estos seres inolvidables y se nos hará fácil cambiar cualquiera de estas cosas por la indicada.

Con ánimos de ver amistades duraderas, 

Amparo Cribas. 

5 Desventajas de los Amigos Tóxicos

Las amistades tóxicas son trendy; están de moda. La sociedad desmoralizada en la que vivimos hace una sobreproducción de características negativas y decepcionantes en estas personas. Si buscamos culpables, creo que todos lo somos. Pero, de eso no trata este artículo. Sino de despertarlos y hacerlos identificar cómo a veces estas amistades pueden convertir nuestra vida enDSC03068 un infierno. En una faceta de mi vida tuve varias amistades tóxicas y en muchas ocasiones he conocido a personas que sufren por ello sin darse cuenta, así que: ¡Vale la pena compartir mis observaciones!

  1. Tu autoestima disminuye gradualmente. Por lo general, estas personas no están conformes con su vida, y es por eso que miserablemente te transmiten sus sentimientos de envidia. Dirán cosas como: ¡Que ridículo lo que haces! Cuando tal vez tu sólo hacías un baile que toda la vida te ha parecido gracioso. Estas personas nunca celebrarán contigo tus éxitos. Es más, puede que te digan cosas como: yo creo que vos no mereces ese primer lugar. Cuando en realidad deberían de apoyarte y estar felices con tus logros. Incluso en ocasiones  pueden decirte comentarios muy hirientes e inútiles como: ¡Qué gorda estás! En lugar de invitarte un día a bailar, o a ir al gimnasio. No tienen tacto, sólo les interesa destruirte y por supuesto ésto hace que tu autoestima quede bajo.
  2. Tu identidad desaparece. ¡Cómo has cambiado! … No está mal cambiar, pero, perder tu esencia, las cosas que te hacen diferente y original; eso no deberías permitirlo nunca. Cada quien tiene derecho a ser como es y no a ser una copia barata de otros; éste señores y señoras, es un crimen. Cuida siempre dejar en ti esas emociones, gestos y costumbres que tanto te describen. Recuerda que quienes te aman en realidad, verán esos detalles como las pinceladas más perfectas de tu rostro.
  3. Tu mal humor aumenta. Con amigos que lo único que te ofrecen son críticas negativas, te hostigan, vetan tu comportamiento y no reconocen ninguna de tus virtudes o talentos, estarás triste y malhumorado. Nadie quiere un juez malvado en su vida, y de tal manera actúan estas personas. Lo peor es que a veces estás tan engañado que lo que harás es desquitarte con personas inocentes y no es justo.
  4. No expresas sentimientos auténticos. Con este tipo de amigos te preocupas tanto por qué decir/hacer o qué no decir/hacer para que no se burlen de ti o te ignoren. Al final, terminas siendo falso y plástico. Ahora, cuando tienes amigos verdaderos, puedes hablar de lo que sea, y ellos te respetarán o al menos se reirán de lo que haces pero de ninguna manera intentarán hacerlo para humillarte o menospreciarte.     
  5. Subestimas a muchas buenas y productivas amistades. Te equivocas y dejas a aquellos que te quieren por andar con esos otros que no tienen consideración por tu dignidad. Subestimas a esos que ellos no aceptan por ciertas características; cuando sabes bien que hay personas que simplemente son humildes y sencillas, pero serlo no está mal. Dejas ir a los amigos de buenos modales y de buenos principios por andar con esos que no valoran el regalo de la vida. Finalmente, te das cuenta de que quienes estuvieron bajo la tormenta contigo fueron esos buenos chicos y no tus supuestos amigos.

Esas son 5 desventajas que te proveen las amistades tóxicas. Espero y te des cuenta a tiempo de quiénes son estas personas y ores para que Dios te instruya a tomar cartas en el asunto. Creo que todos merecemos paz y respeto como individuos creados por Dios que somos, y esa es la única razón por la cual escribí este artículo. En ningún momento mi deseo es que se etiqueten a personas como tóxicas. Con que uno personalmente lo identifique es suficiente.