Septiembre con Ustedes

Me comprometí a escribir acerca de distintas propuestas de mis lectores. Mi opinión es una más, pero si hay algo en ella que le ayude, bienvenida sea a su vida.

Lo Privilegiados que Somos

Una de mis amigas pidió que escriba al respecto. Realmente, muchas veces me siento mal porque tengo que sobrellevar muchas situaciones sola, y aún más ahora que mi papá se ha ido. Pero, creo que a veces al comparar nuestras experiencias con las de otras personas nos damos cuenta de que para nadie es fácil. Todos cargamos algo y algunos soportan más. 

Siento que específicamente en nuestro país y comunidades podemos observar cómo se necesita. Así que realmente con las comodidades que disponemos podemos salir adelante, ayudar a otros y ser agradecidos porque somos privilegiados. 

Mi mensaje no es un atavío, quiero hacerlo simple. Aunque tengamos muchos problemas y a veces incluso estemos desahuciados, tenemos una obligación de hacer de nuestras vidas algo significativo. Para que puedas funcionar óptimamente sucede mucho ahí dentro, en tu organismo, y hay personas que no podrán disfrutar de ello. 

Así que dar nuestro mejor esfuerzo en todo, o siquiera intentarlo (en caso de que alguna psicopatología o enfermedad de otra índole nos lo impida), es la valentía que debemos “forjar”,“construir”. 

Así como somos tan osados para ser unos malcriados, también debemos canalizar esa furia en nuestras ganas de vivir, porque si no creemos en los milagros, basta con verte en el espejo.  

No tener auto-compasión, no es una opción, porque a veces solo nosotros mismos sabremos lo que sufrimos, pero… “hay que tener rigor” para salir adelante. Aceptemos que si no nos forzamos, algunas metas jamás serían logradas. La disciplina es saber que aunque nos cueste y no queramos hacer algunas cosas, más va a costar jamás ver resultados y vernos hundidos en un anhelo eterno que no se satisface. 

Con Amor, Amparo Cribas 

Amor humano con Anatomía de Jirafa

Ámame como humano,
con anatomía de jirafa,
con las mismas 7 vértebras cervicales,
pero con el doble del tamaño nuestro,
asfixiame con su grandeza
y quítame la hipoxia con su corazón,
que equivale a 50 de los nuestros,
con potencia que anhelo que nos pertenezca,
con intensidad que aumenta día con día.

Cuando me enamoré…

Hace poco me enamoré. Creo que fue a finales del primer periodo de este año, ya ni segura estoy; me gusta olvidar lo irrelevante…Recuerdo cada día siendo aún más entretenido de lo normal. Recuerdo, estar pendiente de cada mensaje, de cada detalle. ¡Qué ingenua, fui! Me es ahora muy hilarante… ustedes saben, cuando entregan su tiempo a una persona pese a los compromisos, para que al final todo resulte en NADA.

Y bueno, lo gracioso es que uno siempre piensa en que “this will be the one” en que él será el indicado, o que esta vez las cosas sí funcionarán. Fue bonito. Como toda oportunidad para amar, me divertí en las ilusiones, en las mariposas, en eso. Fue bueno, en su momento. Le escribía al menos tres poemas a diario, y ahora esos están en algún rincón de mi Google Drive, porque como sabrán, a veces no se escribe mucho a mano… total que siempre tengo que pasarlo al procesador de texto para publicarlo.

Este relato no tiene mucho orden, así que: “no lo busquen”.

Sólo quería compartirles esta trivialidad porque aún siendo una…forma parte de nuestras vidas.

Vale probar en el amor, siquiera para tener bien claro LO QUE NO QUIERES.

Saludos a todos mis lectores,

su tiempo invertido aquí hace que la sombra de nuestra soledad se desvanezca.

Sus comentarios son siempre bienvenidos, por aquí o directamente a nykollcribasc@gmail.com

Pronto estará disponible el primer poemario en PDF, una colaboración con mi amigo, David Melgar.

Ser ateo no es sinónimo de “Oportunidad para Evangelizar”

Cuando era pequeña, alrededor de 11 o 12 años, admiraba y aún lo hago, a uno de mis tíos, él no cree en Dios e incluso, cuando puede, hace chistes profanos. Todo este caso me parecía extraño, porque realmente era el único en mi familia… Crecí con preguntas, los típicos ¿Por qué? Él debe estar mal… Pero según fui creciendo, eventos diversos me hicieron hacerme cada vez menos esos signos de interrogación. Mi relato lo comparto aquí.

A mis 14 años, hubo una maestra que cambió mi vida, me obligaba a leer libros para aprobar mis clases, y eran cristianos. La verdad, no sentía nada de aversión al respecto, aunque “no tuviese opción”, yo amo leer. Ese alimento literario que era cada vez más asiduo hizo que mi espiritualidad y teísmo crecieran, aunque mi religiosidad fuese una extraña mezcla de protestantismo evangélico y catolicismo. Mis ideales cristianos se arraigaron tanto que ahora eran algo crucial para mi vida moral; eso me evitó muchos problemas en mi adolescencia.

En una ocasión, recuerdo estar viendo un programa de televisión local, en el cual entrevistaban a un ateo, acerca de todas sus teorías y razones por las cuales no creer en Él. En el transcurso de la transmisión, dieron oportunidad, para que los “cristianos” llamaran y participaran. Mi rostro se llenó de vergüenza cuando escuché: “Ese hijo de la gran p… se va a ir al infierno, por no creer en Dios” “Es un semejante estúpido”… las opiniones seguían y no hubo ningún comentario digno. Esa noche me tomé el atrevimiento de contactarme con ese Señor, y decirle que eran fanáticos, y que lamentaba mucho que gente que decía creer en YHVH, fuese así.

Me di cuenta de una cruda realidad, el cristiano, tergiversa el evangelio, escuchan la homilía y también la prédica como una verdad absoluta. Me gustaría que mis hermanos fuesen más inquisitivos, que estudiaran la Biblia, y que no creyesen que una sola interpretación es la correcta. Hay que desarrollar criterio, porque de lo contrario, podría haber una confusión entre quién es el cristiano aquí… A veces, les basta con escuchar que alguien es ateo para verlo con lástima y empezar a predicarle, cuando en realidad, no se puede creer uno tan importante como para cambiar las ideologías de alguien en un segundo.

Quiero concluir, con ésto: “que alguien no crea en Dios no interfiere con que tú lo hagas”. Tienes que estar seguro de tus creencias y no buscar formas de respaldarlo frecuentemente, cuando el Señor, ya conoce cuánto le amas. Los ateos no tienen por qué ser excluidos tampoco de nuestra cartera de amistades. El mejor testimonio de fe que puedes ofrendar es “EL AMOR”, sin distinción alguna. En la universidad he experimentado conocer a un ateo, que se ha convertido en un verdadero amigo, y ha hecho cosas por mí, que ni las personas a quienes más expectativas les he guardado, han superado.

No todo es blanco y negro, también hay gris.

Te quiero mucho,

Luis Fernando Garay.

Sadín

El color blanco de las amorfas nubes acariciaba el velo que sus ojos contemplando estaban. Su mirada estaba perdida en rompecabezas de copiosas, cargadas, engorrosas ideas. El joven rostro de Sadín existía en otro lugar, pero no en la piel de esos veintiocho años.

“¿Qué haces aquí todavía? Ya se fueron todos tus alumnos.” “Yo sé Renata, pero… Nada, otro día te cuento. Iré al aula a recoger mi maleta.”

Regresó a las cuatro paredes, se sentó frente a su escritorio y el rumiante estado prosiguió, aunque esta vez un soliloquio lo acompañó…

” ¿Por qué a los seis años de edad se les tiene que privar de uno de sus más valiosos derechos? ¿Por qué no pueden tener algo tan fundamental como la familia? “

¡Quisiera cuánto que el entusiasmo que Carlos tiene se reflejase en las pupilas de Juan! ¡Cómo quisiera que el amor que a uno se le da, también fuese conferido al otro! ¿Qué tanto cuesta responsabilizarse por un hijo? ¿Qué piensan? ¿que sus acciones no hacen miserables las vidas de esas pueriles criaturas?

El anciano de vista cansada, con iris azules apagadas y senescentes, tez con nudos y alentado paso se acercó y su mano en la espalda de aquel desahuciado ser posó. “¿Qué te pasa, muchacho?” Los suspiros precedían la garantizada respuesta. “No pasa nada, don Guillermo” “No pido detalles muchacho, sabes bien que para mí la prudencia es la madre de todas las ciencias, así que cuando estés listo, estos oídos de presbiacusia, como me dicen los doctores, estarán aquí para escuchar, aunque con mis debilidades, pero puedes contar conmigo, papayito “.

En ese momento, las arrugas de la piel del viejecillo, se lanzaron también, a acobardar las ganas de hablar en Sadín. Pues, justamente son esas las cosas que no puedes decir, las que tienen que resolverse en casa, pero que en su camino hacia la revelación sirven como bate de destrucción, como ácidos que aniquilan la sensibilidad que en las paredes del amor están.

Tomaría Sadín, la peor de sus decisiones, y la mejor a la vez. Continuar con su esposa después de que lo había engañado, porque sabía que los niños después de una separación son diferentes, porque sencillamente tienen algo. Determinaba entonces, quedarse, como anatema…sacrificando cada minuto de dignidad y paz por la vida de su hijo.

Manuel, tu padre te hará feliz siendo infeliz.

Cuando estás hecho m…

4

Cuando estas hecho macarrones ¿Se imaginaron algo distinto? Jajaja. Cuando te encuentras muy mal lo importante es seguir. Puede que no tengas una meta fija, pero aún una vaga dirección servirá para guiarte. No necesitas tomar la mejor decisión, sino una, cualquiera que se aproxime a lo que quieres lograr.

Como lo dice Sheryl Sandberg en su libro Lean in: “Si te ofrecen un asiento en un cohete, no preguntas qué asiento. Simplemente te subes”. Lo importante es tomar las riendas de nuestros caminos y olvidarnos de que todo salga bien. Sí, descuidar la perfección y confiar en la simple y sencilla acción sin detención.  

A mí, me encanta ser meticulosa. Pero, según voy creciendo me voy dando cuenta de que no todo necesita de mi completa atención. Para aquellos que están acostumbrados a que todo salga a un alto nivel de calidad (a nosotros nos cuesta mucho) es complicado dejar ir algunos asuntos, pero es necesario. En especial lo es, cuando has pasado por algo difícil. Por ejemplo, el final de una relación amorosa, la muerte de un familiar, el arribo de una enfermedad curable o no, un accidente, la pérdida de un miembro del cuerpo, etc.

Todas esas situaciones necesitan de una sola cosa “A V A N Z A R”. Dar un paso, cada día, no importa que sea corto o largo, pero darlo, porque cuando uno esta hecho mierda, tiene que considerar que no para siempre se esta así y que aún con adversidades encima podemos ofrecerle algo positivo al mundo.

¡Ya basta de avergonzarnos cuando nos va mal!

¡Acoge tu vida tal y como esta ; píntala de colores brillantes y poderosos!

Como siempre me decía, mi papito lindo:

“Lo que uno tiene, hija, es lo mejor”.

Por cierto, perdón papá por usar esa palabra soez, es que vos sabes que justo así uno se siente a veces, pero no es para siempre.

Te amo,

papá.

Con amor,

a los que sufren,

(a los que sufrimos),

Con amor,

a cada etapa de la vida,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Su opinión es  única y valiosa.

Incendio

arny-mogensen-172490-unsplash

La casa se está incendiando.

El hogar se está quemando.

Los recuerdos se desvanecen

y algunos fragmentos borrosos permanecen.

Los bomberos llegan a tiempo e impuntuales.

Se acongoja el alma,

Se estremece el corazón…

Y algún día podré tal vez

volver a tener otro lecho sobre el cual descansar.

Interpretación

Después de la partida de papá, mi casa, mi hogar, es decir, mi alma, sufre. El dolor es como el que causaría el fuego, y las quemaduras me destruyen hasta poco dejar. La sensibilidad aumenta y todo parece una tormenta.

Quisiera decir que sé cómo volver a tener un descanso dentro de mí, pero eso todavía es una incógnita.

Dichosos los que lloran, porque serán consolados.

Mateo 5:4

Mi vida, y tu vida, aunque con heridas, sigue siendo una oportunidad.

¡Ámalo en Bruto!

unnamed
Esta ilustración fue hecha por el artista sampedrano, Luis Gonzáles, en exclusiva para hacer más vívidos los sentimientos que se plasman en este artículo. En Instagram: _.gonz 

Cuando una niña se acercaba a mí, para preguntarme si me gusta su look, le contesté:  está genial, aunque realmente no se veía así. Cualquiera me puede decir que miento.  Pero en realidad no lo hago, sencillamente me adelanto a los hechos. Y tengo una razón… verán: todos necesitamos un empujoncito al principio, necesitamos que crean en nosotros en lo que somos a futuro capaces de hacer.

Titulo esta nota “ámalo en bruto” porque lo que cada niño con un sueño, un joven con un anhelo, un adulto con un proyecto necesita, es: apoyo y no pesimismo.

Debo añadir en este segundo párrafo un: “ámate en bruto” porque a veces, “me incluyo”, detestamos los procesos, queremos todo de inmediato. Es gracioso, porque puedo esperar horas en una cafetería o banco, leyendo un libro, pero cuando estoy emprendiendo algo, no descanso hasta verlo terminado, porque me molesta ver pequeños progresos. Hice esa pausa, para enfatizar una de mis debilidades o fortalezas, ustedes llámenlo como quieran. Tal vez, alguien ahí es igual a mí.

En fin, “debemos” y digo “debemos”, (lo reitero a propósito), amar nuestros primeros pasitos, nuestros pequeños esfuerzos, nuestras pequeñas partes del rompecabezas como me lo recuerda, mi amigo, Luis Gonzáles, en sus hermosas ilustraciones. Quizás sea lo más difícil, ser nuestros propios patrocinadores, pero hay que empecinarnos en hacerlo, para crear una fuente inagotable de motivación cuando todo va empezando.

¿Saben? No me arrepiento de no haber despedazado el sueño de muchos. Recuerdo cuando le hice notar a un conocido como parecía un genio con tantas ideas magníficas y un año después terminó ganando una copiosa cantidad de dinero en un concurso de emprendimiento, también cuando felicité a una de mis amigas por su talento en el diseño y ahora tiene su propia empresa de zapatos.

Podría continuar relatando mis experiencias pero, ese es en esencia el mensaje que quiero dejarles, que por favor no sean tan duros al criticar los inicios de alguien en su viaje, recuerden que son meramente eso.

Algo puede crecer o desvanecerse con nuestras palabras. Así de valiosos somos los amigos.

Con amor al arte, y el arduo trabajo de todos,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Su opinión es  única y valiosa.

¡A perdonar!

teniendo-a-un-dios-que-nos-perdona-una-y-otra-vez-la-misma-historia-lo-minimo-que-podemos-hacer-es-ser-mas-tolerantes-entre-si

Sin duda alguna ser indulgentes es una de las cualidades humanas que más nos cuesta desarrollar. Estar enojados a veces puede considerarse como algo normal y justo, pero a la vez puede causar mucho sufrimiento, más aún cuando nos resentimos y somos rencorosos. En la carta del apóstol Pablo a los Efesios el versíulo veintiséis nos insta a olvidar rápido.

«Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados,… (NVI)

Teniendo a un Dios que nos perdona una y otra vez la misma historia, lo mínimo que podemos hacer es ser más tolerantes entre sí. Perdonar es hermoso, y cancelar trabas es aún mejor; es olvidar, y quitar esas fatigas de nuestro camino. ¿Pero cómo puede ser esto posible? A través de la oración encontramos nuestra respuesta. Cuando oramos al Padre y le entregamos las pequeñas peleas del día, él nos llena con su espíritu misericordioso dispuesto a reiniciar, (sí, desde cero)  para que sea él quien rinda cuentas y no nosotros. Debemos darle el control, es decir confiar en que él obrará en la vida de nuestro prójimo conforme a su perfecta voluntad.

Cuando decidimos perdonar y olvidar las fallas de nuestros hermanos nos llenamos con libertad, con alegría, con gozo, y por supuesto con capacidad para amar sin límites así como Cristo siempre lo ha querido.

¡Construyamos paz! 

Con amor,

Amparo Cribas.

Sin dirección

DSC05025

Ella es una flor que amó una sola vez

y al recibir desdén comprendió su valor.

Aquel mozo nunca a su vida volverá

y que ella vuelva a amar aún es una incertidumbre total.

Tiene miedo de amar,

pero miedo no es;

una paradoja…

tal vez.

Se ha convertido en una búsqueda incesable

ve los días, ellos pasan

y la persona indicada

de ella no sabe nada.

No sabe siquiera si debe ser el hombre ideal

o deba ella sus altas murallas bajar.

Esta búsqueda la ha hecho retornar al insano pensamiento

de aquel muchacho al que amó.

Ya no se pregunta si tal vez él la recuerda

sabe con certeza de que así no es

pero se pregunta qué fue lo que de él la cautivó

se pregunta qué fue y cree a medias que lo sabe.

Su libertad y su forma tan extraña de ver la vida

la atrapaba y no le mostraba salida.

Sus promesas sin miedo que no están cumpliendo;

fueron ilusiones no baratas las que le dio,

con su corazón en la mano lo proclamó

en ese momento él no sabía lo que quería

ella siempre lo supo

pero ahora no lo sabe.