Cuando me enamoré…

Hace poco me enamoré. Creo que fue a finales del primer periodo de este año, ya ni segura estoy; me gusta olvidar lo irrelevante…Recuerdo cada día siendo aún más entretenido de lo normal. Recuerdo, estar pendiente de cada mensaje, de cada detalle. ¡Qué ingenua, fui! Me es ahora muy hilarante… ustedes saben, cuando entregan su tiempo a una persona pese a los compromisos, para que al final todo resulte en NADA.

Y bueno, lo gracioso es que uno siempre piensa en que “this will be the one” en que él será el indicado, o que esta vez las cosas sí funcionarán. Fue bonito. Como toda oportunidad para amar, me divertí en las ilusiones, en las mariposas, en eso. Fue bueno, en su momento. Le escribía al menos tres poemas a diario, y ahora esos están en algún rincón de mi Google Drive, porque como sabrán, a veces no se escribe mucho a mano… total que siempre tengo que pasarlo al procesador de texto para publicarlo.

Este relato no tiene mucho orden, así que: “no lo busquen”.

Sólo quería compartirles esta trivialidad porque aún siendo una…forma parte de nuestras vidas.

Vale probar en el amor, siquiera para tener bien claro LO QUE NO QUIERES.

Saludos a todos mis lectores,

su tiempo invertido aquí hace que la sombra de nuestra soledad se desvanezca.

Sus comentarios son siempre bienvenidos, por aquí o directamente a nykollcribasc@gmail.com

Pronto estará disponible el primer poemario en PDF, una colaboración con mi amigo, David Melgar.

Sin dirección

DSC05025

Ella es una flor que amó una sola vez

y al recibir desdén comprendió su valor.

Aquel mozo nunca a su vida volverá

y que ella vuelva a amar aún es una incertidumbre total.

Tiene miedo de amar,

pero miedo no es;

una paradoja…

tal vez.

Se ha convertido en una búsqueda incesable

ve los días, ellos pasan

y la persona indicada

de ella no sabe nada.

No sabe siquiera si debe ser el hombre ideal

o deba ella sus altas murallas bajar.

Esta búsqueda la ha hecho retornar al insano pensamiento

de aquel muchacho al que amó.

Ya no se pregunta si tal vez él la recuerda

sabe con certeza de que así no es

pero se pregunta qué fue lo que de él la cautivó

se pregunta qué fue y cree a medias que lo sabe.

Su libertad y su forma tan extraña de ver la vida

la atrapaba y no le mostraba salida.

Sus promesas sin miedo que no están cumpliendo;

fueron ilusiones no baratas las que le dio,

con su corazón en la mano lo proclamó

en ese momento él no sabía lo que quería

ella siempre lo supo

pero ahora no lo sabe.