Una Cierta Nostalgia de Julia Herrera

Julia Herrera, conocida por sus amigos como Jules, es una cineasta hondureña de 36 años de edad que lleva más de una década trabajando en el medio de las comunicaciones. Es colaboradora y socia de FAV MAG, la casa de los artistas hondureños, desde hace un año. Les presento esta pequeña entrevista que nos detalla los puntos más básicos de una de sus más queridas empresas, el cine de autora. Si pudiera describir a esta maravillosa mujer, en tres palabras, serían: arte, disciplina y calidad. Todos sabemos que esa combinación es sinónimo de éxito y basta conocerla para darse cuenta de que no escatima su talento para fines personales, los extiende a otros para ayudarnos a progresar en cualquier ámbito en que sea capaz de cooperar. 

¿Cómo y cuándo empezó tu interés por el cine?

Mi interés en el cine como profesión comenzó en la universidad. Yo estudiaba Licenciatura en Comunicación y Publicidad en UNITEC. Cuando cambiaron el plan de estudios de la carrera, por primera vez, añadieron tres clases finales que eran electivas. Entonces podías escoger entre las áreas de: Cine, Producción de TV y Administración de Empresas. Y yo pues opté por cine y llevé las asignaturas de Cine Documental, Crítica y Análisis Cinematográfico y Cine Digital. Realmente, me encantaron. Luego, hice mi práctica profesional en una de las productoras pioneras en Honduras: terco Producciones. Fue tan buena la experiencia que me quedé trabajando cuatro años con Katia Lara y Andrés Papousek.

¿Cómo nace el corto Una cierta nostalgia?

El corto nace porque yo siempre he laborado como asistente de dirección y producción. Entonces quería hacer mi primer ejercicio como directora o productora, y me dije: “haré un tres minutos al igual que los de primer ejercicio en escuelas de cine como la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV)”.

En la universidad había hecho un cortometraje para televisión que fue una adaptación de El Corazón Delator de Edgard Allan Poe y me gustó mucho porque aprendí cómo se trabaja en colectivo y aunque los resultados se pueden ver un poco desdeñosos desde la óptica actual, en aquel momento, los profesores lo mostraban como ejemplo en las clases e incluso fuimos selección oficial del Festival Ícaro.

El caso es que pensé: “voy a hacer nuevamente una adaptación, pero quiero algo con lo que me identifique”. Fue entonces cuando llegó a mis manos un libro extraordinario titulado: Una cierta nostalgia, de la hondureña, María Eugenia Ramos. Había en él un cuento para su papá que llamó mi atención, tan solo por la dedicatoria. Yo me identifico con la idea de dedicar mi obra a mi padre que tanto me incentivó a hacer lo que me gusta y que pocos días antes de morir me regaló mi primer libro de cine. Y esa fue la cosa mágica que hizo que escogiera el cuento también llamado Una cierta nostalgia para hacer mi corto.  

Después todo ha sido un coincidir de ideas, ganas y tiempos con todo mi crew.  

¿Cómo fue la elaboración del guión?

Esta pregunta me encanta. Porque puedo darle los créditos a mi asesor de guión, Oscar Estrada, y a mi cómplice en el crimen, Eduardo Moradel. Yo sabía que quería hacer un corto, pero en principio Eduardo iba a ser el director y yo la productora. Fuimos los dos a buscar a Oscar que estudió cine con especialidad en guión en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Esteban de los Baños en Cuba. Y tuvimos una sesión maravillosa donde Oscar muy didácticamente nos mostró los tipos de adaptación y las diferencias que pueden haber de un guión adaptado a un producto realizado con esa directriz. De esa reunión surgió la idea del corto y más tarde a mí me tocó trabajo de mesa, supervisado y asesorado por Oscar. En más o menos seis meses estuvo listo el guión.  

Después yo llevé un taller en el Centro Cultural Español en Tegucigalpa con Laura Bermúdez llamado “Pensar en otro cine”. En esa ocasión no sé bien por qué sentí que esa historia que yo había escrito era tan personal que tenía que dirigirla también. Hablé con Eduardo para explicarle las razones por las que yo quería dirigirla, asimismo porque quería que él fuera el director de cinematografía. Aceptó y acá estamos.

¿Qué artistas están involucrados en el proyecto?

Voy a dar los nombres sin su respectivo cargo porque sería como dar los créditos antes de que el proyecto esté listo. Los y las artistas involucrados(as) en el proyecto hasta ahora son: María Eugenia Ramos, Oscar Estrada, Eduardo Moradel, Julia Herrera, Diana Spencer Robinson, Daniela Zavala, Susseth Lardizábal, Iveth González, Eduardo Valle, Diana Green y Juan Carlos Peñalva. Hay otras personas, como patrocinadores y otras que nos ayudaron y habría que agradecer, pero lo vamos hacer en los créditos del corto.

¿Cuándo se planea el estreno?

Estamos haciendo todo lo posible para inscribirnos a tiempo en el Festival Internacional de Cortometrajes Diario El Heraldo y quedar seleccionados. Si lo logramos, estaremos en las salas de cine del festival más importante de cortometrajes de Honduras, aproximadamente en octubre.

Por Amparo Cribas.